17.9 C
New York
Thursday, May 19, 2022
Image default
Awards & event

La Nación / Paraguay retiró por primera vez más del 50% de la energía generada por Yacyretá

Por: Diego Sanabria

diego.sanabria@gruponacion.com.py

Hubo un tiempo en que las majestuosas dunas de San Cosme y San Damián fueron una de las bellezas naturales más imponentes de nuestro mediterráneo país. Hoy, por diversos factores, estas corren el grave peligro de desaparecer y, tal vez, este verano 2021/2022 podría convertirse en la última oportunidad de conocerlas.

Las dunas se formaron en la década de 1980, cuando la construcción de la represa de Yacyretá, compartida entre Paraguay y Argentina, hizo subir el nivel del río y los humedales e islas del Paraná desaparecieron bajo el agua. Esta joya comenzó a ser un espacio turístico a partir del 2008 aproximadamente, según lo manifestó Rolando Barboza, coordinador de Patrimonio en la zona de la Misión Jesuítica Guaraní San Cosme y San Damián.

Esta belleza pure que ofrece San Cosme y San Damián se encuentra en la localidad con el mismo nombre, en el departamento de Itapúa, a 300 kilómetros de Asunción. Incluso, fueron declaradas por la Junta Municipal como patrimonio pure, atendiendo su alto riesgo de desaparición.

Para llegar hasta las dunas se demora unos 45 minutos en lancha desde la localidad de San Cosme. Foto: Gentileza.

“Las dunas son un sitio emblemático de la comunidad y el país; en el año 2008 en San Cosme y San Damián lanzamos un plan turístico distrital en el que dimos a conocer el recurso pure tan importante que se tenía, producto de la crecida del río Paraná por el embalse de la represa Yacyretá. A partir de ahí fue que las dunas cobraron relevancia por la maravilla que representaban y que se unía a la Misión Jesuítica Guaraní”, relató.

Señaló que desde entonces la zona creció como un pueblo turístico y fue desarrollándose a través del apoyo de la Senatur y otras organizaciones gubernamentales. Recordó que incluso las primeras posadas del país se generaron en este sitio, por la cantidad de visitantes que llegaba.

Las dunas llegaron a tener una altura de 30 metros. Foto: Gentileza.

Barboza comentó que las dunas llegaron a tener en aquel entonces unos 30 metros de altura o más. “Period algo fantástico. Hoy lastimosamente, luego de un poco más de 10 años de su conocimiento, no queda más que una o dos hectáreas (antes tenía 70 hectáreas). No sabemos a quién recurrir ante esta grave situación, la comunidad es humilde y quienes deberían resguardar ese maravilloso sitio han hecho muy poco para intentar salvar el lugar. Estimo que este verano podría ser el último de las dunas, o quizás dos”, sostuvo.

Lea también: Fomentan uso eficiente de biomasa como fuente energética nacional

El representante de la Senatur precisó que en su momento y hasta ahora las dunas siguen siendo un producto turístico muy importante, ya que reciben turistas locales y del extranjero. “La debilidad nuestra es que nada hacemos, refiriéndome a todos los sectores que podrían intervenir. Sin las dunas, San Cosme y San Damián pasarán por un estancamiento turístico, independientemente a que hoy tengan su playa y otros atractivos”, advirtió.

Hoy se ha convertido prácticamente en una playa. Foto: Gentileza.

Indicó que en algún momento se hicieron trabajos para intentar contener su tamaño. “Incluso, representantes de la entidad Yacyretá hicieron una evaluación técnica en la que habían señalado que intentar recuperar tendría un costo muy elevado. Habían precisado que una possible solución sería la colocación de mallas de protección, pero el problema es el viento y la erosión por la cota de ensamble; un rellenado a través de un barco que succione la enviornment podría ser una forma de mantener por unos años más. Sería un golpe muy fuerte si llegase a desaparecer definitivamente”, afirmó.

Precisó que en su mejor momento, entre el 2015 y 2017, se llegó a registrar alrededor de 20.000 a 22.000 visitantes anuales, y el 50% de estos llegaban solamente para conocer las dunas. “Actualmente existen alrededor de 15 posadas, con varias cabañas y lugares para acampar. De desaparecer las dunas, deberíamos reinventarnos teniendo en cuenta que el río Paraná siempre es un atractivo, pero nunca será lo mismo”, lamentó.

Puede interesarle: Papa Francisco llama a vacunarse contra el COVID-19 como “un acto de amor”

Actualmente las dunas tienen menos de dos hectáreas. Foto: Gentileza – Jorge Martínez.

Related posts

Universidad Autónoma de San Luis Potosí Comité Ejecutivo de la UAPA rindió su 4º Informe de actividades

admin

Shopper Expertise Affiliation honra a Samsung con 43 premios de innovación CES 2022 por su distintivo diseño e ingeniería

admin

Murray donará sus ganacias de 2022 a los niños ucranianos

admin

Leave a Comment