14.5 C
New York
Thursday, Sep 29, 2022
Image default
Bad Bunny

Cómo Unhealthy Bunny enfatiza los apagones de Puerto Rico y la larga y turbia historia colonial responsable de ellos

La historia tiene una manera de repetirse en Puerto Rico.

El domingo 22 de septiembre, el huracán Fiona azotó el territorio estadounidense, dejando sin electricidad a casi toda la isla, casi exactamente cinco años después de que el huracán María dejara sin electricidad a 1,5 millones de usuarios de Puerto Rico durante una semana. Desde este jueves, un millón de personas están sin energía.

Entonces, como ahora, el pueblo de Puerto Rico se reunió y se organizó contra un gobierno y un conjunto de intereses empresariales que a menudo no ha logrado ofrecer igualdad y prosperidad a los 3,1 millones de habitantes de la isla, ya sea a través de una crimson eléctrica fiable, o de una vivienda asequible.

“Tenemos que organizarnos, porque cuando los de abajo se mueven, los de arriba se derrumban”, dijo en un documento reciente un activista comunitario con sede en Puerta de Tierra, en San Juan.

Entonces, como ahora, uno de los hijos nativos más queridos de la isla ayudó a atraer la atención mundial hacia sus esfuerzos: Benito Antonio Martínez Ocasio, más conocido como la superestrella del reggaeton Unhealthy Bunny.

Unhealthy Bunny siempre ha sido un activista declarado sobre Puerto Rico, además de ser un artista que ocupa las listas de éxitos. Las primeras palabras de su debut televisivo en 2018 en el Tonight Present no fueron una canción, sino una acusación a la respuesta displicente que la administración de Trump tuvo después del huracán María.

Lo que cambia ahora es el alcance del artista. Tiene un nuevo álbum número uno, Un Verano Sin Ti, en las listas de Billboard 200, pero el éxito estratosférico no ha deslucido un ápice su filo. De hecho, lo ha agudizado.

(AP)

El nuevo vídeo de su canción “El Apagón”, estrenado menos de una semana antes de la llegada de Fiona, es a la vez un vídeo musical y un documental, que se transforma en una acusación en toda regla de los últimos 120 años de la historia de Puerto Rico.

La canción es una carta de amor a todo pulmón a lo que Unhealthy Bunny ama de Puerto Rico: su historia indígena taína, sus músicos conquistadores del mundo, sus mujeres.

A mitad de la canción, en una transición extraña, cube: “Maldita sea, otro apagón”, y el vídeo muestra fragmentos de un documental sobre la desigualdad en Puerto Rico.

El tema cierra con las líneas: “No quiero irme de aquí. Ellos son los que deberían irse… Esta es mi playa. Este es mi sol. Esta es mi tierra. Esto es lo que soy”.

El resto del clip, que se ha reproducido más de 6 millones de veces, está dedicado a la película de la periodista Bianca Graulau, Aquí Vive Gente, sobre las historias entrelazadas de gentrificación, daño ambiental y conquista extranjera en el Puerto Rico moderno. Argumenta que los intereses comerciales rapaces se han apoderado de la isla con tanta fuerza como el clima extremo en los últimos años, y que cada ciclo de destrucción refuerza al otro.

En la película, habla con los residentes de Puerta de Tierra, una zona de clase trabajadora a las afueras del Viejo San Juan que en su día albergó a personas esclavizadas y que ahora es testigo de cómo sus descendientes son expulsados por los nuevos propietarios, que han comprado casi todo el barrio gracias a los generosos incentivos fiscales de Puerto Rico para los empresarios extranjeros.

En virtud de la controvertida ley de 2012, conocida como Ley 22, los empresarios extranjeros pueden recibir una exención de impuestos sobre los ingresos pasivos, como las acciones y las criptomonedas, si invierten en propiedades residenciales locales. Para los críticos, la ley marcó el comienzo de una nueva forma de colonialismo en la isla, que Estados Unidos entregó en gran medida a los grandes intereses azucareros tras tomar el management de Puerto Rico en 1898, después de la Guerra Hispanoamericana.

(Getty Photographs)

La ley fue una ganancia inesperada para los inversores millonarios, en especial los que se abalanzaron después de que el huracán María causara daños por valor de US$90.000 millones en la isla, incluso mientras Puerto Rico sufría una disaster financiera mayor.

En marzo, el territorio salió formalmente de la quiebra tras una agotadora disaster de deuda de siete años y US$70.000 millones.

Puerto Rico, una cuasicolonia, no tiene voto en el Congreso de Estados Unidos y sus ciudadanos no votan en las elecciones federales, pero en 2016 el gobierno de Obama firmó una ley conocida como PROMESA, a través de la cual una junta de líderes que no fueron elegidos por voto well-liked controla las finanzas de Puerto Rico y tiene un veto digital sobre las decisiones de sus líderes. A lo largo de la disaster de la deuda, el gobierno de Puerto Rico se ha visto obligado a aplicar un estricto programa de austeridad, y su gobierno ha cerrado escuelas y proyectos de vivienda.

Es un patrón, le cube otro residente de Puerta de Tierra a Graulau, que significará que: “Seremos extranjeros en nuestra propia tierra”.

Estos enfrentamientos han sido aún más intensos en las preciosas playas de la isla, que son propiedad pública según la ley, pero que se han convertido cada vez más en el patio de recreo de las élites extranjeras y de estrellas como el youtuber Logan Paul, que se mudó a la isla en 2021.

En Rincón, los manifestantes demolieron en julio parte de una nueva urbanización que pretendía poner una piscina infinita en suelo público a escasos metros del mar. En toda la isla han surgido “fiestas de protesta”, con manifestantes que ejercen con alegría su derecho a las famosas playas de Puerto Rico. El lema “Las playas son del pueblo” es un grito de guerra.

“Esto se siente como algo private porque he venido a esta playa toda mi vida”, dijo a The Guardian Alaihia Lloret, una estudiante de la Universidad de Puerto Rico que había acampado en la playa de Rincón en señal de protesta. “Una vez que vi lo que estaba sucediendo, supe que tenía que tomar la decisión de protestar”.

En Dorado, como señala Aquí Vive Gente, las urbanizaciones privadas como la del hogar de Paul han bloqueado de hecho el acceso público a las playas públicas.

Los investigadores también han descubierto que la urbanización de playas remotas suele perjudicar a los descendientes de africanos e indígenas en Puerto Rico, sobre todo porque estos grupos se asentaron en los lugares rurales cuando se consideraban indeseables o demasiado difíciles para las clases más favorecidas de la sociedad.

En otras palabras, cuando una canción de Unhealthy Bunny cube: “Esta es mi playa. Este es mi sol. Esta es mi tierra”, no es solo un himno de fiesta que reclama la propiedad de la ciudad. Es una llamada a la acción, porque quién tiene realmente acceso a la playa, al sol, a la tierra… son cuestiones vivas en Puerto Rico.

Esta misma dinámica, en la que los inversores extranjeros tienen un gran y controvertido impacto en la vida puertorriqueña, puede encontrarse en la crimson eléctrica de la isla.

Una mujer agita una bandera en la que se lee “Fuera LUMA” durante una protesta frente a la sede de LUMA Power

(AFP by way of Getty Photographs)

En 2021, un consorcio estadounidense-canadiense llamado LUMA asumió el management de la crimson eléctrica de la isla, de manos de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico (PREPA) que se declaró en bancarrota, con la promesa de que la privatización traería mejores servicios eléctricos a una isla plagada de apagones.

De hecho, ha ocurrido lo contrario. Los apagones han empeorado con esta compañía, incluyendo un apagón en abril que dejó a casi toda la isla sin energía durante días, que recordaron la época del huracán María, cuando 2.975 personas murieron, muchas de ellas no por la tormenta sino por la falta de energía en los días siguientes. Las tarifas eléctricas han subido siete veces en 2022.

La compañía dijo que heredó una crimson inservible y vieja de la AEE y debido al huracán María, y que está haciendo lo mejor posible dadas las circunstancias.

Los activistas quieren que el gobernador de Puerto Rico cancele el contrato de LUMA antes de la fecha límite del 30 de noviembre, momento en el que podrían aplicarse multas de US$1.500 millonessi el territorio incumple el contrato de 15 años.

El propio gobernador Pedro Pierluisi ha amenazado con disolver el contrato.

“He pedido cambios importantes. Queda por ver qué cambios hacen. Como he dicho, no estoy satisfecho con el desempeño, y voy a ir más allá. LUMA no va a tener mi apoyo como gobernador a menos que se hagan los cambios que he pedido. Es tan sencillo como eso. No van a tener mi apoyo a menos que vea los cambios”, dijo el gobernador en agosto.

Algunos, como una coalición conocida como Queremos Sol, sostienen que Puerto Rico necesita invertir más en energías renovables, ya que toda su energía, salvo un pequeño porcentaje, procede de combustibles fósiles importados.

Como resultado de la tensión, ha habido protestas en toda la isla contra LUMA, y en el escenario con Unhealthy Bunny.

En agosto, realizó un histórico espectáculos de tres días en El Choli, el mayor recinto cubierto de San Juan, que se transmitió a toda la isla.

Dijo a los 18.000 espectadores que “tenemos un gobierno por encima de nosotros que nos estropea la vida día tras día”, y afirmó que LUMA podía “irse al infierno”.

Allí, ante la mirada de la isla y del mundo, siguió reforzando sus mensajes.

“El país nos pertenece. El país nos pertenece”, dijo. “Nosotros somos los que tenemos el management”.

Related posts

Las 10 canciones más populares de esta semana en México

admin

Mario Casas sigue paseando por la playa con la novia de Unhealthy Bunny y sus followers tienen algo que decir | LOS40 City

admin

Toda la lista de ganadores de los Latin Grammy 2021

admin

Leave a Comment