24.6 C
New York
Friday, Oct 7, 2022
Image default
Beautiful

Francesco Carrozzini: “Por primera vez en mi vida se están cumpliendo mis sueños”

Los viajes inesperados empiezan en callejones sin salida. “Dos meses después de haber leído el libro en el que se inspira The Hanging Solar, mi primera película, falleció mi madre. Me sentía un hombre perdido. En ese momento ocurrió algo extraño: la película se convirtió en una película sobre los padres, sobre la paternidad. Dicen que las historias no se entrelazan con la vida. Pero mis historias están tan entrelazadas con mi vida que ya no sé dónde empieza una y donde acaban las otras.” 

Francesco Carrozzini, que cumplirá 40 años la próxima semana, con rostro de actor y un destino como director de cine, presenta su primer largometraje (una coproducción italo-británica de Sky, Cattleya y Groenlandia) en el Pageant de Venecia. El guion se basa en un thriller del escritor noruego Jo Nesbø: un puñetazo en el estómago y como telón de fondo un paisaje nórdico perpetuamente iluminado por el sol de medianoche. Carrozzini es hijo del arte: su madre, Franca Sozzani, mítica directora de Vogue Italia, fue la protagonista de su primer documental, Franca, que se presentó también en Venecia en 2016. Antiguo fotógrafo de moda y de famosos, Carrozzini da un giro de 180 grados con esta primera película. Sin duda, un viaje inesperado.

De la moda y los famosos a los asesinos y los hombres malvados. ¿Por qué eligió una historia tan negra para su debut como director?
Porque me interesaba el destino del protagonista: no saber cuál habría sido su siguiente paso. 

¿Un destino parecido al suyo?
Como le he dicho, para mí la vida y las historias están entrelazadas.

¿Cómo se encuentra ahora?
Estoy bien. Acabo de volver de París de un viaje de exploración. Voy a rodar una serie para Netflix en la capital francesa. 

¿Es feliz?
Sí. Y no me da miedo decirlo. Por primera vez en mi vida se están cumpliendo mis sueños. Me encantaba ser fotógrafo, pero convertirme en director de cine ha sido como encontrar mi lugar en el mundo.

¿Cómo encuentra uno su lugar en el mundo?
Por ensayo y error. Y con valentía. 

Carrozzini y Alessandro Borghi, de 35 años, en el plató de The Hanging Solar, basada en la novela homónima de Jo Nesbњ.  

¿Cuáles han sido sus intentos? ¿Y cuándo se necesita valentía?
Empecé estudiando Filosofía. Después, en 2001, superé las pruebas de ingreso de la Escuela de Cine de Londres. Renuncié a ir porque poco después ocurrió la tragedia del 11-S y me pareció peligroso irme de Italia. Fue la primera de muchas sliding doorways de mi vida. Más tarde, me di cuenta de que Milán se me quedaba pequeña y me mudé a Nueva York. Eso es lo que ocurre siempre en la vida: los miedos y los sueños llegan a la vez. Solo hay que aceptar los unos y los otros. Con valor. Ir a Nueva York fue lo que cambió todo.

En Nueva York empezó a trabajar con los mejores fotógrafos del mundo de la moda. ¿Qué aprendió de ellos?
De esa época recuerdo sobre todo mi incapacidad como asistente. Period un desastre y me sentía mal. Pero no desaprovechaba ni un minuto para aprender. En las sesiones con Peter Lindbergh, Bruce Weber o Patrick Demarchelier aprendí no solo todo lo que sé sobre distancias focales, sobre la luz y sobre cómo encuadrar un rostro. Me enseñaron a construir mundos, a contar historias. La fotografía es más instintiva que el cine, pero tiene el mismo poder para contar historias. Lindbergh sacaba fotos increíbles de la nada: una ventana, una chica y pura emoción. Su talento me llevaba a preguntarme: ¿cómo puedo hacer lo mismo? Al recordar esos momentos me doy cuenta de que la vida es una imagen desenfocada que se compone poco a poco, como un puzzle.

¿Cuándo empezó a ver una imagen más enfocada de su vida?
Cuando empecé a consolidarme como fotógrafo. Independientemente del enorme apoyo de mi madre, empecé a trabajar con artistas como Beyoncé y Asap Rocky, músicos de gran éxito que, a su vez, me hicieron tener éxito también a mí. Es la ventaja de ser fotógrafo de famosos: te conocen y cada vez le gustas a más gente y más gente quiere trabajar contigo. Sin embargo, no me bastaba. Estaba impaciente, cuanto más se enfocaba la imagen de mi vida, me daba más cuenta de que quería ser director de cine y me parecía que estaba perdiendo el tiempo. Period y soy impaciente. Pero cada pasito ayuda.

Related posts

Tras romper con Shawn Mendes, Camila Cabello cierra ciclos y se tiñe de rubia platinada

admin

Precio de los Medusa Aevitas y más curiosidades de estos zapatos de salón

admin

Penélope y Paula impactan con su estilo

admin

Leave a Comment