17.6 C
New York
Tuesday, Sep 27, 2022
Image default
Beyonce

Lo nuevo de Billie Eilish, Beyoncé, Marcus Mumford, Lizzo y otras canciones de julio | Babelia

Lizzo – ‘2 Be Beloved (Am I Prepared)’

Lizzo alcanzó la fama en el momento adecuado: allá por 2019, cuando la música pop se llenaba de mensajes body-positive, que instaban a respetar y visibilizar todo tipo de cuerpos —incluido el propio—, subtexto de las canciones que formaban parte de su álbum Cuz I Love You. Sencillos tan arrolladores como ‘Juice’ o ‘Good As Hell’ acabaron sonando en todos los anuncios televisivos entre 2019 y los distintos desconfinamientos del año posterior, a los que la cantante logró aportar un poco de ligereza. La difícil reválida llega con Particular, donde Lizzo intenta repetir esa fórmula sin resultar cansina: mensajes empoderados y confesionales, pero nunca plomizos, sumados a guiños a un r’n’b vagamente retro, siempre digerible por las radiofórmulas. Su primer single, ‘About Rattling Time’, period un aspirante a himno disco que se quedaba algo corto. Lizzo sale mejor parada de este segundo intento, en el que se pregunta si debería colgar los hábitos de mujer soltera y plenamente soberana cuando aparece un amor inesperado. Funciona a la perfección, aunque se vea lastrado por una tendencia excesiva a la levedad y la intrascendencia, que hace que Lizzo se quede lejos de los modelos a los que aspira a imitar, como el ‘Maniac’ de Michael Sembello o la ‘Gloria’ de Laura Branigan. ÁLEX VICENTE

Killer Mike feat. Younger Thug – ‘Run’

En 2012, el rapero de Atlanta lanzó su álbum R.A.P. Music, uno de los mejores discos de hip hop aquel año. Parecía que por fin iba a alcanzar el éxito que merecía. Y casi lo hizo. Pero en un giro tan sorprendente entonces como gratificante en los 10 años siguientes, Killer Mike se unió al productor de R.A.P. Music, El-P, y juntos formaron Run The Jewels, una de las más perfectas máquinas musicales de este siglo. Este ‘Run’ es su primer lanzamiento en solitario desde entonces. Producido por No I.D., se sostiene sobre una morosa línea de bajo y un Killer Mike que parece tener move incluso cuando lee el periódico. Desde la cárcel, Younger Thug colabora con unos versos que, sin ser absolutamente necesarios, dotan al tema de cierto dinamismo. En el vídeo se reproduce un monólogo de David Chapelle y salen soldados y nazis y confederados en una representación visible del corte en la que se le destripa toda la sutileza. XAVI SANCHO

Sorry – ‘Let the Lights On’

Hay discos que pertenecen a un momento concreto y que, por mucho tiempo que pase y muchas veces que se los vuelva a escuchar, siempre estarán asociados a aquel tiempo. Sucede con los álbumes, las canciones, que nos acompañaron en los meses de confinamiento. Esa música vivirá siempre asociada a hacer pan en casa, quemar pasteles porque jamás se te había ocurrido encender el horno antes o hacer abdominales en el salón porque llevabas ya tres semanas bebiendo mucha cerveza y moviéndote solo del sofá al baño, ida y vuelta. Taylor Swift, Dua Lipa, Waxahatchee, Fiona Apple… y Sorry. La banda británica, sensación indie de aquel closing del invierno de 2020, lanzó su debut, 925, el 27 de marzo de aquel año. Y, en las casas en las que se añora 1994, arrasaron. Ahora vuelven con este ‘Let the Lights On’, adelanto de su segundo largo, un corte más pop que sus previas referencias, algo grunge, algo electro hecho con guitarras rotas y bajos oxidados. Es un tema de amor cínico, adhesivo y adictivo. Todo tiene un poso malvado en Sorry. Y por eso son especiales. X. S.

Marcus Mumford, en el vídeo en ‘Cannibal’, dirigido por Steven Spielberg.

Marcus Mumford – ‘Cannibal’

Como tantos líderes de grupos, Marcus Mumford, cantante y compositor de los británicos Mumford & Sons, ha decidido probar un camino en solitario. En septiembre tiene previsto publicar el primer disco sin la banda. Se trata de Self Titled y contará con las colaboraciones de Clairo, Phoebe Bridgers, Brandi Carlile y Monica y estará producido por Blake Mills. Este primer adelanto, cuyo videoclip ha grabado Steven Spielberg con la cámara de un móvil, muestra a un Marcus más relajado, con una producción lo-fi, casi en un modo cercano a Sufjan Stevens. En el tramo closing de la canción, surgen las señas de identidad de Mumford & Sons con ese pasaje de cuerdas, elevado, eufórico, algo épico. No tiene pinta que veamos a un Marcus muy distinto al grupo, aunque, con suerte, la producción closing es menos ampulosa y es más fina y agradecida. FERNANDO NAVARRO

Bonny Gentle Horseman – ‘Summer time Dream’

El people norteamericano contemporáneo siempre guarda estupendos proyectos de unión de fuerzas. Uno de los últimos es Bonny Gentle Horseman, el grupo formado por Anaïs Mitchell y Eric D. Johnson, provenientes de Fruit Bats y The Shins, con Josh Kaufman, a quien se le ha visto con The Nationwide, Hiss Golden Messenger o Josh Ritter. Con referencias tan exquisitas, Bonny Gentle Horseman publicaron un primer disco sobresaliente y delicioso. Ahora, acaban de anunciar un segundo trabajo y ‘Summer time Dream’ es un adelanto que busca, según sus palabras, “el fantasma de un verano pasado”. Con esa cadencia de noche calurosa y somnolienta, este medio tiempo atrapa con su toque íntimo y elegante, que llega a recordar a Norah Jones. La armónica se despliega hasta penetrar en el subconsciente como si fuera la nostalgia de un verano nunca olvidado. Preciosa. Todo apunta a que Bonny Gentle Horseman nos va a ofrecer uno de los discos del año. F. N.

Billie Eilish – ‘TV’

Hace pocas semanas, Billie Eilish presentaba en Manchester un nuevo tema en directo. Y el momento se hizo viral. Primero, porque hacía un lustro que Eilish no presentaba algo nuevo en vivo. Segundo, porque la canción, que describe un momento de intimidad common —resaca emocional haciendo zapping—, dedica un verso a dos de los asuntos que han marcado la actualidad en 2022. “Web se ha vuelto loco viendo estrellas de cine en juicio, mientras anulan Roe vs. Wade”, canta, en referencia al juicio de Deep y Heard, y al caso de los años setenta que convirtió el derecho al aborto en constitucional en Estados Unidos. Solo con voz y guitarra hasta el clímax, donde un sintetizador apuntala la melodía, la canción ofrece una estructura comparable al tema con el que Eilish ganó el Óscar hace unos meses. En la parte closing se escucha al público mancuniano haciendo coros: un acertado homenaje en el mismo sitio donde tuvo lugar el ataque terrorista de 2017 durante un concierto de Ariana Grande. BEATRIZ G. ARANDA

Shygirl – ‘Coochie (A Bedtime Story)’

Nada como el verano para publicar un tema melódico de letra sugerente. Tras dos singles más experimentales, la de Londres se anima con algo más accesible pero igual de interesante, utilizando una línea de voz más propia del R&B que de las deconstrucciones hip hop a las que nos tiene acostumbrados. Con la coproducción de tres de los más precoces productores de la música pop británica reciente, Mura Masa, Sega Bodega y Karma Child, el tema sirve de banda sonora a esos momentos de cama donde la realidad y el sueño se entrelazan y donde todo es posible, entre lo erótico y la vanguardia sonora, jugando con onomatopeyas y sonidos líquidos, demostrando una vez más el unique talento de una artista única. B. G. A.

Beyoncé, en una imagen promocional de su nuevo álbum, 'Renaissance'.
Beyoncé, en una imagen promocional de su nuevo álbum, ‘Renaissance’.

Beyoncé – ‘Cozy’

Huelga decir que el séptimo disco en solitario de Beyoncé es, desde ayer, uno de los acontecimientos musicales del año. Como ya dejaba presagiar su primer single, ‘Break My Soul’, el álbum se inspira en las múltiples ramificaciones que ha tenido la música de baile en las últimas décadas, a través de una serie casi interminable de guiños que se van sucediendo a ritmo trepidante y que tienen el appreciable mérito de no sonar a perpetuo déjà vu. De las primeras escuchas sobresale este ‘Cozy’, donde Beyoncé alterna los distintos registros que ha recorrido en la última década y cede un lugar protagonista a ese rapeado sordo que ya exploró en Lemonade y en el disco de The Carters, como demuestran una serie de aliteraciones a prueba de bomba (“Been down, been up, been broke, broke down, bounced again”, canta con un sentido de la elipsis digno de Flaubert). Las letras instan a su interlocutor a “no meterse con su hermana”, lo que ha hecho que las redes recuerden la sonada reyerta en el ascensor entre Jay Z y Solange Knowles allá por 2014, a la que ya se refirió en un remix de ‘Flawless’, al que este nuevo tema puede recordar de lejos. Lo más possible es que sea un falso indicio y que esté hablando de otro tipo de sister. Unos versos más tarde, varios versos hacen alusión a los colores de la bandera arco iris, teledirigiendo al oyente hacia otro de los leitmotivs del disco: la contribución del colectivo LGTBIQ al espacio de liberación que habrá sido la pista de baile. Á. V.

Puedes seguir a BABELIA en Fb y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra publication semanal.

Related posts

El resplandor de Beyoncé y cómo se convirtió en una predicadora del cambio

admin

Todas deberíamos ser Beyoncé

admin

¡De locos! Beyoncé y Jay Z tienen un auto de 28 millones de dólares

admin

Leave a Comment