1.1 C
New York
Tuesday, Jan 25, 2022
Image default
Fashion

Quick Trend: qué significa y cuánto contamina

El problema del quick vogue es uno que cada vez más afecta al medio ambiente debido a sus niveles de contaminación.

Es un problema cada vez más común: queremos la ropa de moda, rápido y sin que nuestra cartera lo sufra. Pero esto, está generando un gran impacto en el medio ambiente, pues contamina ríos y mares, genera desperdicios y una gran cantidad de emisiones contaminantes; además de que también contribuye a la explotación laboral.

A esto se le llama quick vogue: ropa de bajo precio, en tendencia y producidas en masa que tienen un gravísimo impacto en el medio ambiente. Al ser realizadas con mano de obra barata y materiales sintéticos, sus precios suelen ser bajos pero también su vida, por lo que no es sorpresa que después de un par de puestas, termine en la basura.

Te puede interesar: Después de saber cuánto contaminan los denims, vas a querer dejar de usarlos

Estas son algunas de las consecuencias del quick vogue en el planeta y que te harán repensar dos veces si de verdad necesitas ordenar en línea cada semana un nuevo par de pantalones o vestido.

Genera basura

Es mucho más sencillo tirar una prenda en la que no gastaste mucho dinero y ya no está de moda y ahí está uno de los grandes problemas del quick vogue. Para que te des una concept del tamaño del problema, tan sólo en 2018 se generaron 17 millones de toneladas de desperdicios textiles según la Agencia de Protección Ambiental, de los cuales sólo 2.5 millones de toneladas period reciclables.

Estos desperdicios terminan en tiraderos de basura y al estar hechos de tejidos sintéticos, no se desintegran fácilmente contaminando los suelos. Si terminan en el mar, es peor pues las telas sintéticas están llenas de microplásticos que ingieren los peces o terminan dentro de los estómagos de ballenas.

Son muchas emisiones de carbono

La industria de la moda contribuye anualmente al 10% de las emisiones globales de dióxido de carbono, según la Fundación Ellen MacArthur. Esto se debe a los recursos que se necesitan para transportar los textiles, lo que se genera al momento de procesar o fabricar las telas y hasta la gasolina que necesita el camión repartidor para llevarte a tiempo tu pedido en línea o lo que necesita el camión de la basura para llevarse la ropa que ya no quieres.

Contamina el agua

Los desechos textiles no son los únicos que contaminan los ríos y mares. También producir ciertas prendas puede poner en riesgo los cuerpos de agua, por ejemplo los pantalones de mezclilla. Los tintes que se utilizan para darle ese coloration azul, son responsables de que ríos en China, India o Vietnam estén contaminados con químicos derivados del teñido. 

También hay textiles, como el algodón, cuyas plantaciones requieren grandes cantidades de agua, por eso siempre es recomendable buscar aquellos textiles que sean sustentables. 

Malas condiciones laborales

Producir millones de playeras para alguna marca de quick vogue requiere millones de manos trabajando sin parar para lograr que lleguen a las tiendas. Por eso, hay marcas que buscan mano de obra barata en países asiáticos o incluso en México para lograr su objetivo.

Esto, por supuesto, hace que los trabajadores tengan condiciones casi inhumanas en fabricas con poca ventilación o en condiciones tan deplorables que ocasionan que un edificio colapse por el peso de la maquinaria, los trabajadores y el nulo mantenimiento, como pasó en la Plaza Rana en Bangladesh en 2013.

¿Qué puedes hacer?

Salir del ciclo del quick vogue puede parecer imposible pero no es así. Lo más recomendable es hacer compras conscientes. ¿De verdad necesitas un décimo par de zapatos? O qué me dices de ese vestido que viste en una tienda en línea con un precio increíble y que vas a comprar sólo porque “no está caro”.

La próxima vez que compres ropa, ya sea en una tienda o en línea, piensa un poco en el impacto ambiental que generó; revisa sus materiales y prioriza textiles naturales cultivados de manera sustentable de ser posible.

Pero sobre todo, sácale provecho a tu ropa. No la tires a la segunda puesta, prueba apps para vender y comprar ropa de segunda mano, has trueques con tus amigas o reutilízala para evitar que termine en la basura.

Related posts

la historia detrás de la sandía de moda en tu súper

admin

Ricardo Rodarte, primer mexicano que participa en Trend Week Madrid

admin

Pinker Moda » 080 Barcelona Trend presenta el programa de sus Trend Present Movies

admin

Leave a Comment