24.5 C
New York
Saturday, Jul 2, 2022
Image default
Julio Iglesias

La incapacidad de Díaz de igualar a Iglesias abona la salida internacional de Sánchez

¿Es Yolanda Díaz un fenómeno más mediático que electoral? ¿Podrá revalidar los 35 escaños de Pablo Iglesias de 2019? Las dudas sobrevuelan el Ejecutivo. Tanto en La Moncloa como en el PSOE y en Podemos se debate sobre esta cuestión. No es un asunto baladí. Si Díaz no es capaz de aguantar el espacio elector de Unidas Podemos tal y como lo dejó Iglesias, Pedro Sánchez perdería con toda probabilidad el Ejecutivo. «Si Yolanda pincha, Sánchez va a quedar segundo, esto lo tienen asumido», sostienen fuentes de Unidas Podemos. Esa circunstancia está adelantando los movimientos de Sánchez para sondear una posible salida internacional.

El resultado de Andalucía será clave. Díaz entró por primera vez en la campaña. Eligió a la candidata de Por Andalucía, una coalición instrumental formada por IU, Más País y la inclusión in extremis de Podemos. Pero los sondeos revelan que el efecto Yolanda tardará en llegar. Las encuestas dan entre cuatro o nueve diputados a una formación que en 2018 cosechó 17 escaños, y en 2015 obtuvo hasta 20, si se calcula la suma de Podemos e IU.

Inma Nieto puede convertirse en el primer fracaso objetivo del liderazgo de la gallega. Y de paso demostrar que Díaz no es una opción electoral tan fuerte como algunos medios de comunicación proponen. La gallega sigue liderando las encuestas como una de las ministras mejor valoradas, y ahora ha decidido acelerar su proyecto. Según algunos por las presiones de La Moncloa. «Lanzar la gira en julio no se explica», comentan algunos de Unidas Podemos. Recuerdan, por ejemplo, que en esas fechas los colegios estarán cerrados, y los españoles en la playa. Algo no cuadra.

Podemos, por su parte, hará de todo para endosar a la vicepresidenta el fracaso andaluz. Iglesias solo ha viajado a Cádiz. Lo ha hecho para presentar su libro con el candidato de Podemos Juan Delgado. Pero no se le espera en los mitines principales en Sevilla. El exlíder morado está «decepcionado con Yolanda», explican fuentes de Podemos.

Pero el problema es más del PSOE que del partido ‘morado’. Porque si Yolanda Díaz no se consolida, para Sánchez será casi imposible revalidar el Ejecutivo. Y si el presidente quiere activar su salida internacional es esencial reconducir sus relaciones personales con la administración de Biden. De momento, ha trascendido el interés del presidente en el Consejo europeo, la Comisión y hasta la dirección de la OTAN. Todas estas instituciones tienen su sede principal en Bruselas.

Acercamiento a Estados Unidos

«Es al menos desde diciembre que Sánchez piensa en esta salida [internacional]», explican fuentes socialistas. Sánchez planeaba revalidar su Gobierno en 2023 y dar el asalto a la Comisión Europea después del mandato de Ursula Von der Leyen, incluso sin acabar la próxima legislatura. Su intención period proyectarse como un líder europeista por encima que nacional. Pero tras la salida de Pablo Casado y el cambio con Alberto Núñez Feijóo, crecen las dudas.

De ahí que se especule sobre la posibilidad de que adelante sus movimientos. Y que sobre todo esté fijando su mirada en la secretaria basic de la Alianza Atlántica. En el pasado marzo, los aliados acordaron prolongar un año el mandato de Jens Stoltenberg, que finalizaba en septiembre, debido a la guerra de Ucrania. Esto significa que, a finales del próximo año, quedará vacante su plaza. Justo cuando se deberán celebrar las elecciones generales y coincidiendo con el semestre europeo liderado por España.   

Sánchez y Stoltenberg

Algunas decisiones alimentan la teoría del salto adelantado a Bruselas. Todas tienen que ver con el acercamiento a Estados Unidos, líder indiscutible de la Alianza Atlántica. La primera atañe a Marruecos. Espionaje del móvil del presidente a parte, el giro diplomático tiene una clara connotación internacional: Marruecos es ahora un aliado estratégico de Estados Unidos para la lucha contra el terrorismo y la política en Oriente Próximo, y la vocación del presidente es acercarse a Rabat para llegar a Washington (de aquí la teoría apoyada por La Moncloa de que Argelia actúa en realidad bajo órdenes de Moscú).

El segundo indicio tiene que ver con la decisión de España de regularizar a much de migrantes principalmente centroamericanos. Esa apertura es otro guiño al presidente Joe Biden. Hace cuatro días, lo reconoció la propia Casa Blanca explicando la promesa de Sánchez de «duplicar» esas regularizaciones de trabajadores de América Latina. La guerra en Ucrania, a la vez, ha convertido a EEUU en el mayor proveedor de petróleo y fuel de España. Y Sánchez ha multiplicado sus viajes a países de Europa oriental de la OTAN, además de Ucrania.

Cumbre de la OTAN

El apoyo de la administración americana es esencial para Sánchez. De ahí que las fuentes consultadas describan a un presidente que ha fijado su prioridad en hacerse «amigo» de Biden. La cumbre de finales de junio de la OTAN en Madrid servirá de trampolín para las nuevas relaciones.

Es un evento de «máxima importancia», admiten fuentes gubernamentales. Incluso en Podemos, donde consideran que la polémica de los 30 millones de euros para organizar la cumbre fueron instrumentalizados y revelaron la «tensión» que se vive en Moncloa, saben que Sánchez no permitirá resbalones. El enfado del presidente después de las declaraciones del portavoz de Podemos sonó a aviso a navegantes. Y en Podemos han recibido el mensaje: han prometido al líder del Ejecutivo no apoyar ningún tipo de protesta o marcha. «No estamos en esto», aseguran.

Miembros del PSOE y de Podemos recuerdan que el presidente empezó su carrera en el Parlamento europeo y que después trabajó dos años en Bosnia en las negociaciones del conflicto de la ex Yugoslavia. «Si Díaz no aguanta la sucesión de Iglesias, deja a Podemos más lejos del Gobierno. Y a Sánchez siempre le ha gustado la dimensión internacional», explican fuentes de Unidas Podemos para confirmar el interés del Presidente por los cargos intergubernamentales.

Y en este encaje mucho tiene que ver lo que pasará con Podemos y Yolanda Díaz. Las elecciones andaluzas serán clave. Si Díaz y su candidata Inma Nieto se mantienen por debajo de los nueve escaños será muy difícil seguir confiando en revalidar el Ejecutivo en 2023. Algunos sectores afines al PSOE piden a la gallega romper cuanto antes con Podemos para armar una nueva candidatura inspirada en nuevos valores y que reactive a las bases de la izquierda no socialista. Pero si eso no cuaja, a Sánchez le quedarán pocas balas. Y quizás convenga centrarse cuanto antes en su promoción internacional. Si Estados Unidos lo permite.

Related posts

Las 5 fotos de Amparo Grisales que están arrasando en su perfil de Instagram

admin

sobre el Mundial de Flandes 2021

admin

Julio Rodríguez y demás jugadores de Seattle son suspendidos por MLB

admin

Leave a Comment