-1.5 C
New York
Friday, Jan 28, 2022
Image default
Lifestyle

¿es posible incluirlas en una alimentación saludable?

Las bebidas fermentadas son aquellas que provienen de frutas o de cereales que, mediante la acción de levaduras, el azúcar que contienen se transforma en alcohol. Actualmente las más conocidas son el vino, la cerveza y la sidra.

Por un lado, el vino es el producto que se consigue tras la fermentación de las uvas frescas o del mosto. Por su parte, la cerveza se obtiene a partir de la malta cervecera, que procede de la transformación de la cebada y otros cereales. En su caso, para conseguir el sabor amargo se le añade lúpulo.

En referencia a la sidra, se trata de una bebida que se obtiene por la fermentación alcohólica del jugo de las manzanas, que puede llevar también jugo de peras en una proporción menor al 10%.

¿Son beneficiosas las bebidas fermentadas?

Son muy conocidos los efectos nocivos que el alcohol provoca en nuestro organismo, aumentando el riesgo de padecer enfermedades como cirrosis, hepatitis, pancreatitis y cardiopatía, o provocando alteraciones conductuales.

Sin embargo, se ha comprobado que el consumo ligero-moderado de bebidas de baja graduación alcohólica podría ser un issue protector de enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular, algunos tumores, deterioro cognitivo, desarrollo de diabetes y osteoporosis, así como de mortalidad en normal, según publica una investigación de la revista Nutrición Hospitalaria.

Además, recientemente varios estudios han corroborado que el consumo moderado de bebidas fermentadas en adultos sanos podría incluirse dentro de una alimentación saludable.

Esta evidencia se ha puesto de manifiesto en la XIII edición de la Jornada Científica sobre Bebidas Fermentadas y Salud, que se enmarca dentro de la Cátedra de Bebidas Fermentadas de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

“La evidencia científica indica que no existen razones sólidas para abandonar el consumo de bebidas fermentadas de bajo o medio contenido alcohólico”, han expuesto los catedráticos César Nombela y Humberto Martín.

Según explican estos expertos, bebidas como el vino, la cerveza o la sidra se pueden disfrutar si se consumen de manera moderada, “preferentemente de forma simultánea con la comida, dentro de una dieta y un estilo de vida saludables”.

Además, también han recalcado que este estudio va dirigido a adultos sanos, así como han dejado claro que no pretenden recomendar el consumo de alcohol, sino de señalar que las bebidas fermentadas “pueden encajar en una dieta saludable”.

De este modo, los catedráticos Nombela y Martín han subrayado que el consumo excesivo de alcohol “siempre debe ser desaconsejado en cualquier situación”.

Cómo incluir en la cerveza en una alimentación saludable

Por su parte la doctora María Cortes Sánchez-Mata, del Departamento de Nutrición y Ciencia de los Alimentos de la Facultad de Farmacia de la UCM, ha explicado que, desde la Antigüedad, algunos pueblos que han habitado la cuenca Mediterránea consumían diversos tipos de bebidas fermentadas, como vino y cerveza, así como bebidas hechas a base de leche fermentada líquida.

“Estos productos han estado íntimamente ligados a los hábitos alimentarios y tradiciones que durante siglos han conformado la conocida y reputada Dieta Mediterránea, contribuyendo de diferentes formas a sus muchos beneficios para la salud”, ha declarado esta experta.

Además, la profesora de investigación Ascensión Marcos, del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición del CSIC, ha defendido que “la cerveza puede estar incluida dentro de una alimentación y estilo de vida saludable porque tiene algunos beneficios para la salud”.

Sin embargo, esta experta ha alertado que “su consumo moderado se puede definir como 700 ml de cerveza diarias para los hombres y 400 ml para las mujeres” y ha recalcado que se debe tener en cuenta que el consumo debe hacerse por adultos sanos, preferiblemente acompañado de comida y distribuyéndolo entre diferentes días, evitando un atracón o un consumo excesivo de alcohol.

Por último, la doctora Isabel Moreno-Indias, de la Unidad de Gestión Clínica de Endocrinología y Nutrición del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga e investigadora del CIBERobn que, ha concluido “que los polifenoles contenidos en la cerveza son utilizados por la microbiota y esto conlleva posibles beneficios en la salud, como una mayor protección cardiovascular”.


Lee también

María Casas


Lee también

María Casas

Horizontal


Lee también

María Casas

Horizontal

Related posts

Esta es la mejor tecnología para los viajes en familia

admin

Estilo de vida: 5 consejos para tener un estilo de vida saludable

admin

la casa modular de energía cero que anima a sus ocupantes a tener un estilo de vida sostenible

admin

Leave a Comment