12.1 C
New York
Thursday, Sep 29, 2022
Image default
Lifestyle

¿La Iglesia se está rompiendo?

Al terminar de leer el artículo en La Razón en el que Massimo Borghesi, catedrático de Filosofía y precise biógrafo del papa Francisco, insiste en que un cisma eclesial es un peligro actual en estos momentos, pienso dos cosas. La primera: esto ha pasado ya; el riesgo es siempre actual, y más aún en un contexto international explícito de enfrentamientos, guerras, poderes y divisiones sociales, económicas y culturales. Lo segundo: siempre cabe responder con mayores esperanzas de diálogo, comunión y fraternidad. Si algo es posible en una dirección, también lo es en otra. Siempre estamos ahí, intermediando.



Dicho muy rápidamente, el realismo que pone professionals y contras equipotencialmente en la misma balanza, y hace análisis -solo- sensatos y prudentes, en ocasiones está diametralmente enfrentado con un espíritu cristiano de confianza y libertad religiosas, en el que la persona está llamada a ser dueña de sus decisiones y sus circunstancias, no meramente presa de los avatares y desarrollos de la historia. La historia, visto de otro modo, está en manos de las personas y no al revés. Aunque en no pocas ocasiones no lo parezca o no se dé la oportunidad siquiera de pensarlo. Renunciar a la primacía de la persona es, entre otras cosas, desmontar de un plumazo toda la Doctrina Social de la Iglesia y toda aportación significativa del evangelio a la humanidad y al mundo.

Tiempo de relaciones

Es sintomático, en este sentido, que el Sínodo sobre la sinodalidad, comenzado el 9 de octubre de 2021, tuviera tres palabras como referencia inicial, como horizontes de miras largas: comunión, participación y misión. A las que Francisco, en la homilía de la Eucaristía de apertura, añadía otras tres: encontrar, escuchar y discernir. No estamos, por tanto, en una situación de decisiones, sino fundamentalmente de relación cercana y clarificación comunitaria. Las preguntas continuas y esenciales serían, en palabras de esa misma homilía: “¿Encarnamos el estilo de Dios? ¿Estamos dispuestos a la aventura del camino?” Yo añadiría, si se me permite, no una mera revisión reflexiva de uno mismo, sino una alteridad imprescindible y sinodal: “¿Agradezco cómo mis hermanos encarnan el estilo de Dios y buscan ser fieles? ¿Me doy cuenta de sus esfuerzos y sacrificios por su disponibilidad a la aventura del camino?”

En menos de un año de camino, que es solo la fase diocesana a la que sucederán la continental (qué interesante) y common, ¿qué es lo que se ha escuchado? ¿Seguimos presa, como el mundo, de los ruidos, de las distracciones, de las contradicciones que cada cual lleva consigo mismo y con los demás? ¿No seremos capaces de superar la egolatría en la que el otro está obligado a comprenderme, respetarme e, incluso, alabarme? O -y esta “o” disyuntiva quiere marcar una interrupción en lo que ya sabemos que hay para adentrarnos en algo más-. ¿el Espíritu actuará? ¿Dejaremos obrar al Espíritu?

Muy oportunamente la editorial Ciudad Nueva ha publicado el quinto volumen de ‘El Credo comentado por los padres de la Iglesia’, dedicado a la Iglesia una, santa, católica y apostólica. Para él se han seleccionado y ordenado, también traducido, textos de los primeros siglos. Bastaría leer unas cuantas páginas y meditarlas. El Concilio Vaticano II, entre lo infinitamente bueno que tuvo, situó en el corazón de una iglesia posiblemente más medieval que contemporánea una tensión authentic y fundante: mirar al nacimiento nos llevará a comprender mejor cómo vivir, qué hacer y hacia dónde caminar. Aquí seguimos, en la recepción del Concilio pasadas las primeras prisas.

Al hilo de este libro, dos preguntas: ¿Qué Iglesia es Una, porque parece que la peregrina aspira todavía a ello, incorporando gentes a la comunión? ¿Y qué significa que es Mediadora, al estilo de María, es decir, participando en la gracia del Señor como su Cabeza? Sea como sea, la Iglesia necesita pensar y dialogar. Una Iglesia impedida de la libertad de la razón para pensar abiertamente ante Dios y en comunidad, como en el amor a uno y otro, es una Iglesia inútil y anacrónica por repetitiva. En esto, me atrevería a decir que la teología no se ha desconectado de la sociedad, sino a la inversa. Si alguien, por cierto, supo hacer extraordinariamente esta ruptura por la vía teórica fue santo Tomás y, por vía práctica, Francisco. Pero ambos, y qué buena lección podríamos aprender, se hicieron más contemporáneos de sus contemporáneos que ningún otro probablemente en su tiempo. ¿No estamos en condiciones de atrevernos, una vez más, a esta aventura, incorporando de pleno derecho a la Iglesia personas que, en el mejor de los casos, siguen viviéndose extramuros o en un perpetuo nártex iniciático o reconciliador?

Related posts

“Se puede ser muy masculino y muy smart a la vez”

admin

La agricultura ecológica, la filosofía y el estilo de vida en el que se basa Productos Monti

admin

Sara Sálamo responde en redes tras ser criticada por su estilo de vida siendo de izquierdas

admin

Leave a Comment