24.4 C
New York
Friday, Aug 19, 2022
Image default
Luis Miguel

Luis Miguel Chapinal, emprendedor sénior

EMPRENDEDORES SÉNIOR: MÁS INFORMACIÓN, AQUÍ

 

Mantenerse activo física y mentalmente es el leiv motiv que impulsa cada día a Luis Miguel Chapinal. Este emprendedor de 61 años, aficionado al deporte y a las nuevas tecnologías, defiende que “si no cuidas tu cuerpo con ejercicio diario, la mente no funciona”. Con el empuje de que la vida es un esfuerzo continuo, este ingeniero de telecomunicaciones se ha reinventado una y mil veces. Primero estudiando Administración y Dirección de Empresas como complemento a su otra carrera y luego, dejando su trabajo fijo en Telefónica para montar una empresa de renovables en los 2000.

Ahora, una vez pasada la sesentena, y tras lo peor de plena pandemia, decidió seguir buscando nuevas oportunidades y emprender con la apertura de un gimnasio de la cadena Brooklyn Fitboxing en el centro de Madrid. “A mi siempre me ha gustado el deporte, corro medias maratones, y lo tecnológico, por mi profesión. Este gimnasio aunaba las dos cosas. Además me atraía lo tradicional de un deporte como el boxeo, unido a la innovación que incorporan los sensores que tiene cada saco y que registran cada impacto en una app personalizada. No solo son golpes, sino que es una actividad muy funcional”.

Emprender acompañado, una de las claves para el éxito

Con mucho sudor y motivación, el gimnasio que abrió en abril de 2021 – en plena pandemia– en el barrio madrileño de Puerta del Ángel junto a su socia Nico, le va tan bien que han decidido montar otro nuevo native en Torrelodones, a las afueras de Madrid. Para ello ha accedido al asesoramiento y la financiación de CaixaBank (@caixabank) que le permitirá seguir con su sueño. “Ahora estoy en lo mejor de mi vida. Los 60 son la mejor edad para emprender porque uno va acumulando experiencia a lo largo de su vida y todo ese conocimiento private, laboral y social, hay que aprovecharlo y devolvérselo a la sociedad“, defiende Luis Miguel, emocionado ante el hecho de que su negocios se está expandiendo. 

Pero confiesa que no quería hacer este viaje solo. Necesitaba un último ‘punch’ de liquidez, y también de asesoramiento. “Dicen que si quieres llegar rápido, es mejor que hagas las cosas solo, pero para llegar lejos, es mejor hacerlo acompañado. Dentro de mis socios está Nico, que conoce el negocio como directora del gimnasio, pero también necesitaba un apoyo further. Y qué mejor que ir a un banco como CaixaBank, presentarle el proyecto, que lo analice y que te asesore. Ellos ven los número desde fuera y te van diciendo lo que funciona y lo que no”. 

El empujón del microcrédito de CaixaBank

Así, con las concepts claras, y recién cumplidos los 61 años, Luis Miguel presentó su concept en una de las oficinas de CaixaBank, entidad de la que ha sido cliente toda la vida. “La verdad es que en su caso todo ha sido muy fácil. Con su experiencia y el plan de negocios que nos mostró, no tuvimos demasiadas dudas. Además él tenía el respaldo de tener ya un gimnasio comparable en marcha, por lo que conocía el sector”, explica Roberto Sánchez, director de la oficina Retailer Negocios Torre Europa de CaixaBank, especializada en la evaluación de financiación para proyectos de pymes y autónomos.

 “Le ofrecimos a Luis Miguel un producto de financiación a largo plazo y un crédito para que él pudiese avanzar en otros aspectos como el advertising and marketing y poder ofrecer un valor añadido al nuevo gimnasio”, cuenta Sánchez, quien reconoce que apenas repararon en su edad. “La edad es lo de menos, lo importante es la motivación, la ilusión que tiene en el proyecto cuando te lo cuenta”. De esta manera, Luis Miguel ha conseguido la financiación a través de MicroBank, una cuenta de crédito para emprender nuevos negocios de CaixaBank, que le ha permitido avanzar con las obras y la remodelación de su próximo negocio en Torrelodones, que espera inaugurar pronto. 

El emprendedor Luis Miguel Chapinal, junto a Roberto Sánchez, director de la oficina Retailer Negocios Torre Europa de CaixaBank en el gimnasio de Puerta del Ángel.

“Hay que estar preparado para el día de mañana”

Y es que Luis Miguel asegura que no tiene miedo a seguir emprendiendo, ya que toda su vida se ha lanzado a proyectos que a otros les parecían arriesgados. “Yo tengo alma de surfero, voy viendo las olas tecnológicas y hasta el momento me ha ido bien”. Tal como nos cuenta, en el año 95 pasó de trabajar en la telefonía fija a la telefonía móvil, porque “a pesar de la incertidumbre”, vio una “oportunidad”. En el año 2005, con 43 años, dejó su trabajo en Telefónica para emprender en el negocio de las plantas fotovoltaicas, siendo uno de los primeros en España en hacerlo. Y ahora, cree que las tecnologías y el deporte van a marcar el futuro, y se ve con fuerzas para enfrentarse a lo que tenga que venir.

“Abrimos este gimnasio tras lo peor de la pandemia, con mascarillas, medidas de seguridad…, pero no dudamos ni un momento.. En toda disaster hay una oportunidad y eso se aprende con los años… Yo siempre digo que hay que estar preparado para el día de después, para el día de mañana”, señala. Y eso incluye cambios tan importantes como la jubilación. “Yo creo que no me voy a jubilar en mi vida… Quizás sí administrativamente, pero seguiré con proyectos en mente, porque de la vida uno nunca se jubila. Solo hay que encontrar aquello que te haga feliz, que te haga sentirte realizado”, recomienda. 

Related posts

Letra de Ayer de Luis Miguel

admin

¿Cómo fue la relación entre Juan Gabriel y Luis Miguel?

admin

El amo de la casa, obra contra estereotipos y el machismo

admin

Leave a Comment