29.6 C
New York
Wednesday, Jul 6, 2022
Image default
Music

El desafío de hacer y vivir de la música en Guayaquil

Un panorama frío se vislumbra cuando se pretende entender las múltiples complicaciones que debe atravesar el artista independiente native. El conflicto que algunos viven recae en dos opciones: hacer música y ganar dinero, o alejarse de la música y empezar a trabajar en algo que sea “realmente” rentable. Esta es la cruz del músico.

José Andrés Falquez: “Con el arte enfrento cualquier adversidad”

Leer más

Apurados, alegres, en constante movimiento y aplazando actividades ya pactadas es como a diario vive la banda guayaquileña de rock Ludovico, que ha sobrevivido al tiempo, a las trabas y a la falta de una industria establecida, porque si bien existe un lado oscuro, las recompensas son innumerables.

He vivido de la música hasta ahora, sí he tenido experiencia trabajando para empresas públicas y privadas, pero siempre la música está vinculada a mí. vida. 

Ney Suárez, baterista.

“Si realmente la música es para ti, pues te dará frutos”, explica Ney Suárez, baterista de la banda mencionada, quien sin renunciar a lo que ama ha encontrado otras maneras de convertirla en una fuente de ingresos. Asiste a reveals, bodas y cumpleaños, además es DJ y tiene un proyecto de bandas de matrimonios llamado Funky Fiestas. “Tienes que dedicarle más tiempo a esto como si fuera un trabajo, porque lo es, y exigir una remuneración cuando sea el momento apropiado”, alerta.

Sí hay un público fiel que presta atención a lo nacional, se corre la voz con amigos y ayudan a la difusión, pero siento que hay una falla en el sistema; preferimos ver artistas de otros lados que consumir lo nuestro. 

Santiago Calderón, 
​artista

Santiago Calderón, músico independiente guayaquileño, coincide con la concept de que el amor a la música no se puede abandonar. Está dedicado a ello por completo desde hace cuatro años y su propósito es lograr vivir de su arte. “Yo me he presentado solamente por presentarme, disfruto mucho del proceso de hacer música, considero que es la parte más enriquecedora del artista”, comenta entusiasmado.

Artistas independientes

Los desafíos de un artista independiente

Leer más

No obstante, no existe una industria establecida en nuestro mercado y al no tenerla, la regulación de precios no es posible. Es un mercado prácticamente improvisado y desconocido para el músico nuevo. Para Santiago, tener malas experiencias ha sido común, pero le han servido de aprendizaje. “Una vez para un evento en el que me prometieron pagar y con el que yo estaba comprometido, simplemente no me pagaron. Había llevado a mi gente, estuve desde temprano haciendo pruebas de sonido”. Explica que algunas veces es culpa del organizador y otras no. En ese caso, se debió a una mala organización en el sitio donde se llevó a cabo el present.

Como música nacional independiente, he tenido muchísimos problemas. Para empezar, con el legítimo “acolita a la tocada”, y como es un acolite no hay paga de por medio.

Andrea Román,
 solista

Una situación comparable vivió Andrea Román, artista al que por exceso de confianza estafaron. En su caso, un ‘amigo’ se aprovechó de la falta de un contrato que nunca se firmó, pues no lo vio necesario. “Puedo decirte que el pianista y los que tocaron conmigo ganaron dinero, yo no gané ni un centavo. Fue una falta de respeto, una estafa. Me habían ofrecido movies y fotos del evento, pero no tengo nada de eso”, comenta. “Lo absurdo de ser un artista aquí” es la frase que usa Andrea para referirse al momento en que quiso tocar en un restaurante para promocionar una canción y le indicaron que debía pagar 100 dólares para hacer el present en el sitio.

Mi satisfacción es estar en el escenario, tocar y vivir esa adrenalina con el público. Se puede vivir de lo que te gusta, es posible. No digo que a veces no sea difícil, lo es, pero es posible.

Fa paredes,
productor musical y vocalista de Ludovico

Rosario Lira

Rosario Lira: “Somos un mosaico en constante restauración”

Leer más

No se puede negar que la visibilidad e importancia que ha tomado el arte en los últimos años con la llegada de instituciones educativas del ramo, han servido de ancla para muchos artistas. John Villamar estudia música actualmente en la Universidad de las Artes. Sin embargo, explica que en las universidades enseñan a sonar bien, pero no qué hacer para poder llegar a ser un artista “exitoso”.

Algunos han optado por otro tipo de métodos para darse a conocer. “La estrategia está en trabajar duro, presentarse todas las veces que sea posible hacerlo, tener buen contenido en redes sociales y sacar temas continuamente. Tener un buen círculo de amigos que les guste la música y te apoyen es también muy necesario”, argumenta el artista Santiago Calderón.

Si quieres vivir de esto, es un poco complicado quedarte solo con una banda. Te toca moverte a más bandas, en este caso a mí me tocó la oportunidad de colaborar también en otros proyectos.

John Villamar,
bajista de Ludovico.

Si bien estas situaciones son parte de la cruz que los acompaña en Guayaquil y en normal en todo el país, para ellos hacer arte es maravilloso. De allí que exhortan y esperan que haya más apoyo de parte de las autoridades, a fin de que vean la música como esa profesión que vale la pena y pone en alto también el nombre del pedazo de tierra al que representan. 

Related posts

“La sanidad cura lo físico y la música, lo psíquico”

admin

Banda de rock Pink Floyd evalúa la venta de su música, incluido ‘Darkish Aspect of the Moon’

admin

Baja un poco la música, que no me deja ver

admin

Leave a Comment