0.9 C
New York
Thursday, Jan 20, 2022
Image default
Music

Entrevista con 123 Andrés, banda nominada en los Grammys 2022 – Música y Libros – Cultura

El público no es fácil, los niños y niñas son muy sinceros, si el espectáculo les aburre o no les gusta, no dudan en echarse en el piso a dormir, a llorar o se ponen a hacer cualquier otra cosa. Sin embargo, Andrés Salguero, músico bogotano, y Christina Sanabria, profesora estadounidense de padres colombianos, logran cautivar no solo a los niños y niñas, sino también a sus padres con 123 Andrés.

El dueto ganó en el 2016 el premio Grammy Latino y ahora están nominados en el Grammy Anglo 2022 en la categoría de mejor álbum de música infantil por su último disco, Actívate, en el que participaron grandes artistas de la música latina como Rubén Blades, Gilberto Santa Rosa, Pipe Peláez, entre otros.

(Lea también: Andrés Cepeda celebra la mexicanidad con toque bogotano)

EL TIEMPO habló con Christina y Andrés, quienes se encuentran radicados en Estados Unidos.

Hace cuánto tiempo viven en Estados Unidos…

Andrés: Bueno, Christina es hija de inmigrantes, sus padres vinieron desde Bogotá, su padre fue indocumentado toda la vida, su mamá también fue indocumentada hasta hace poco. Ella creció acá inmersa en la cultura colombiana de su casa, pero también muy cercana a las otras nacionalidades.

Christina: En mis épocas, en la región donde yo vivía no existían estas escuelas que Andrés comenta, nos da mucho placer ver que cada vez hay más interés por parte de las familias latinas como las que no lo son, en tener contenido en español. Bueno, y nuestro contenido no es solo de los colores, sino que habla de otras cosas, de movimiento, de género, de cultura. Por ejemplo, en el álbum Actívate hay una canción que se llama El gran merengue. Cube: “Nació en África, creció en Quisqueya y hasta Manhattan vino a parar”.

¿Cómo se conocieron?

Andrés: Yo, bogotano, estudié música en la Universidad Javeriana; primero estudié en el Conversatorio Nacional de la Universidad Nacional. Y vine a Estados Unidos para continuar con mi posgrado, que inicialmente period en música clásica, en clarinete, ese period mi enfoque. Hice una maestría y un doctorado. Todo muy enfocado para enseñar en las universidades. Cuando estaba terminando mi doctorado, empecé a ver este mundo de la música infantil y justamente en ese momento nos conocimos con Christina en una reunión acquainted y ahí fue un cambio mágico. Hace unos 10 años está en firme el proyecto. Terminé mi doctorado y todo, entonces soy el physician Salguero (risas). Pero en realidad todo ese conocimiento está pero aplicado en nuestro trabajo con nuestros niños. Period una lucha private, una lucha interna… y la verdad es que a mí me da mucho más placer hablar de la cumbia, de la salsa, del merengue, que hablar de Beethoven, Mozart… Entonces encontré mi superpoder, mi llamado, descubrí que esto es lo que debo estar haciendo. Y Christina también…

Christina: Yo hice teatro cuando period niña. Y ahora, 20 años después, ese entrenamiento vine a usarlo ahora, estudié pedagogía… Nos unimos y fue una tremenda alineación de las estrellas que nos hayamos encontrado el uno al otro.

Ustedes se han salido un poco de lo tradicional y plantean unos ritmos diferentes que resultan muy llamativos para los niños…

Christina: Claro que sí, en nuestra música en basic hay como dos objetivos. Número uno, como decíamos, hay niños que tienen raíces de toda Latinoamérica y cada uno escucha esos ritmos en sus casas, y queremos que todos los niños escuchen esos ritmos. Yo, por ejemplo, crecí con cumbia en mi casa, pero otros niños de otras tradiciones habrán crecido con otras tradiciones. Entonces, qué bonito que en Estados Unidos los latinos nos podamos conectar entre todos a través de la música. Y, por otro lado, reconocemos que los niños también están escuchando la música de los adultos y quieren escuchar música como suena en la radio. Para eso estamos aquí, para ofrecerles algo con una letra limpia, que les enseñe algo, que los invite a soñar, a aprender, pero con ritmos bonitos.

(Le puede interesar: Draco Rosa habla sobre cómo la música lo ha sanado)

Queremos que todos los niños escuchen esos ritmos. Yo, por ejemplo, crecí con cumbia en mi casa, pero otros niños de otras tradiciones habrán crecido con otras tradiciones

¿Cómo fue trabajar con artistas como Gilberto Santa Rosa…?

Andrés: Fue un trabajo muy cercano a los productores del disco que habían trabajado con varios de ellos. Entonces creo que fue la combinación perfecta de llevarles un proyecto que también les moviera el corazón porque este es un proyecto que quiere ayudar. Pero también les presentamos canciones que les hablaban a nivel musical. Por ejemplo, para Gilberto Santa Rosa escribimos una canción específica. Sabemos que le gusta el béisbol y escribimos una canción positiva que inspira en torno al béisbol. Para Felipe Peláez, por ejemplo, hicimos una canción pensando en él. Nos sentamos a escuchar todos los álbumes de Felipe, y sabiendo que ahora es un hombre de familia, y se nos ocurrió esta canción pensando en él. Y resultó ser una canción muy tierna, de un papá que ve crecer a su niña y que se da cuenta de que va a ser muy grande muy pronto.

Cuando cube lo de ayudar, ¿a qué se refiere?

Christina: Los fondos que genera el disco van a ayudar a dos fundaciones. Una de ellas es Cakike, está trabajando en Cartagena y Bogotá, en las zonas que tienen comunidades con vulnerabilidad social. Son niños, niñas y jóvenes que no podrían tener clases de música, y que les dan clases de música gratuitas. Entonces establecimos una beca que se llama la Beca Actívate, y a través de esta beca uno de los jóvenes recibirá su propio instrumento y sus clases serán pagas por un año. Y la otra fundación se llama El alma no tiene discapacidad, está trabajando en Venezuela con niñas y niños que tienen necesidades especiales y lo más bonito de esa alianza es que algunos de esos niños y niñas forman parte de un coro y sus voces se pueden escuchar en Actívate.

¿Cómo trabajan ustedes a la hora de escribir su música?

Andrés: Para mí como compositor y escritor el proceso es el mismo. Nos sirve mucho a veces tener una meta. ¿Cuál es el mensaje específico que queremos llevar? En este disco se puede oír que cada canción tenía un tema específico. Buscamos un valor positivo que podamos incluir en la historia. Siempre tenemos en mente que sea una historia que genere empatía, pero que vaya atado a algo más.

Christina: Yo añadiría que muchas de las canciones de adultos tratan sobre el amor o estar enamorado o del despecho y el desamor. Entonces, para nosotros la música infantil nos abre muchísimas puertas porque en este álbum tenemos una canción sobre, por ejemplo, la comida, de comer sanamente, sobre montar cicla con la familia, de ir a la playa. Nos abre muchas posibilidades en cuanto a la temática y ser creativos. La otra concept es que no todas las canciones las hacemos en concierto, sino que pensamos cómo podemos canalizar energía para invitar a los niños a moverse. Por ejemplo, la canción de la playa es divertida porque es una historia sobre que vas a la playa y la area está muy caliente, entonces nos preguntamos cómo bailamos cuando la area está caliente y el viento está fuerte. Así como también para los grandes hay canciones de rumba, de fiesta… nosotros también tenemos de rumba para los niños y las niñas.

(Lea además: Diamante Eléctrico: ‘Nos quitamos rápido la maleta del ‘rock n’ roll’ ’)

Cuando uno habla sobre niños y niñas, pero en específico cuando uno habla para ellos, la responsabilidad es gigante, ¿no?

Andrés: Cuando recibimos el Latin Grammy en el 2016 y tuvimos la oportunidad de pararnos al frente de todos estos artistas, y uno tiene un minuto para decir algo. Yo dije: Cuando me preguntan por qué hago música infantil respondo que porque es la música más importante que hay, porque estas personitas que son seres humanos completos absorben las letras y las hacen parte de sus mentes y de sus corazones. Y así como los padres van y buscan en el supermercado una comida que no tenga químicos, que sea algo que no vaya a hacer daño, de la misma manera lo que les estamos dando en cuanto al arte. Los libros, la música, las películas son alimentos que les damos para crear su concept del mundo. Eso es tremenda responsabilidad.

Ya que lo mencionó, tremendo ganar Grammy latino… y ahora están nominados al Anglo.

Andrés: Fue increíble. En el 2015 habíamos sido nominados, fuimos al evento, pasar por la alfombra roja… tremendo. Y al año siguiente volver a ser nominados e ir y ganar, es lindísimo. Yo ni había soñado eso. Cuando estaba en mi carrera de estudiante de música no me imaginé nunca llegar a esto. Aun así, los premios en la música hay que tomarlos con humildad. Sirven muchísimo para el trabajo, pero sabemos que es un paso que nos ayuda a seguir construyendo y seguir trabajando mejor.

Christina: No es el fin. Se siente hermoso que los colegas en la industria lo reconozcan a uno, es muy especial. También seguimos haciendo música enfocada en los niños, en las familias, habrá otro sueño que se nos hizo realidad y es que la editorial más grande en los libros para niños transformó tres de nuestras canciones en libros. Uno sigue trabajando para crear estos recursos y las familias tengan más y más materiales para seguir soñando y aprendiendo en los dos idiomas.

SIMÓN GRANJA MATIAS 
REDACCIÓN DOMINGO

Otros temas que pueden interesarle:

Related posts

Música sin barreras de edad en Les Corts

admin

‘Canto a la Tierra’ llena de música y shade el Carnaval de Negros y Blancos

admin

Conoce a Irany, “la princesa de la música norteña” que conquistó el oído de Pepe Aguilar

admin

Leave a Comment