22.6 C
New York
Tuesday, May 17, 2022
Image default
Music

Sara Correia, cantante de fado, habla de su nuevo álbum – Música y Libros – Cultura

No le pregunten a Sara Correia por qué el fado, pregúntenle al fado lo que él vio en ella. Fue el fado el que la encontró y desde ese entonces andan cogidos del brazo. Y es que el corazón le habló y ella lo escuchó, period la canción de las calles donde creció. “Não é escolha, é ser, é estar marcado. Perguntas-me o porquê do fado. Perguntas-me o porquê da vida (es una elección, es ser, es estar marcado. Me preguntas por qué el fado. Me preguntas por qué la vida)”.

Sara Correia tiene una voz que embelesa cuando habla con su portugués cerrado. Cuando le habla a sus músicos se escucha un murmullo fuerte. Se para con fuerza y mira fijamente con sus cejas negras portuguesas. A sus 28 años, es una de las voces de fado más conocidas en Portugal y en el mundo. Recientemente estuvo en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo en el Competition de Fado presentando su más reciente álbum Do Coração.

(Lea también: Juanes: emocionado de cumplir el sueño de tocar en Bogotá en febrero)

Creció cantando en las casas de fado de Lisboa y a los 13 años ganó la Gran Noche del Fado, por lo que pudo cantar en uno de los locales míticos de este género: A Casa de Linhares.

Correia, por eso, pudo aprender de grandes fadistas como Celeste Rodrigues, Jorge Fernando, Maria de Nazaré y Amália Rodrigues, y ha llevado la tradición del fado a ciudades de todo el mundo. A finales de 2018 lanzó su primer álbum, Sara Correia, que tuvo una gran acogida en territorios como Reino Unido, Francia, los Países Bajos y Japón. Su nuevo álbum, Do Coraçao, trata de acercarse a canciones que describen diferentes formas de amar y ser amado, y se convierte en una forma de conectar con sentimientos profundos.

EL TIEMPO conversó con ella.

Sara Correia en compañía de uno de sus músicos, el compositor Diogo Clemente.

Foto:

Andrea Moreno. EL TIEMPO

Lanzó hace poco su más reciente álbum, Do Coração…

Mi primer álbum habla de mi recorrido desde los nueve años, yo decidí grabarlo de la manera más tradicional y más pura del fado. Después de empezar a viajar, tuve una thought con mi productor de poder transmitir a las personas que es posible cantar fado con otras sonoridades diferentes. Esa es la thought de mi álbum. Es decirle a la gente que no dejaré de hacer fado por eso mismo, porque sí se puede innovar. Habla mucho del amor. Por eso se llama Do Coração, del corazón…

¿Innovar en el fado es muy retador? ¿cuál es la esencia del fado? ¿Qué mantiene que el fado sea fado?

Eso es algo que no se puede explicar porque nadie ha logrado explicarlo. Ni Amália Rodrigues lo pudo explicar. No sabemos por qué somos fadistas, es algo que se siente dentro y que después queda una matriz, una carga muy grande, y pienso que es eso. Y la manera como se vive la vida. Estamos siempre abrazados al fado. Para mí el fado es eso. Y también está que yo puedo hacer lo que quiera con mis álbumes porque la matriz verdadera está conmigo. No hay manera de escapar de esa que es mi primera piel, que es el fado.

¿Qué sentimiento relaciona usted con el fado?

Es todo, porque hablamos de las diferentes emociones de la vida y de historias que vamos pasando. El fado no es solo tristeza y melancolía, también puede ser una canción feliz, como las marchas y para mí no es solamente tristeza. Aunque sí es cierto que está más presente la tristeza que la felicidad. Pero intento no quedarme siempre ahí porque quedo muy cargada. Es bueno cantar otros sentimientos y otras emociones.

De una u otra forma hay una nostalgia metida dentro de los portugueses, esa nostalgia de la partida del marinero…

Es que el fado es el alma portuguesa, las historias que están en el fado, sobre la partida de los marineros y la tristeza de las mujeres que se quedaban en tierra llorando… Somos un pueblo muy dramático y por eso nos quedamos con el fado. Yo creo que es así (risas).

Es que el fado es el alma portuguesa, las historias que están en el fado, sobre la partida de los marineros y la tristeza de las mujeres que se quedaban en tierra llorando…

Además, Alfama, Lisboa, la bohemia, la lluvia…

Yo canté durante 15 años en esos lugares. Esa es mi casa.

Las casas de fado…

Son mis iglesias, mis catedrales, es mi primera casa, es a donde voy a buscar todo lo que necesito para estar aquí cantando en palco.

Vuelve a Portugal y va a las casas de fado para recargarse…

(Risas) Sí, sí; cuando tengo tiempo, sí.

Canta fado desde muy pequeña…

Tenía una tía que cantaba. Yo iba y escuchaba el fado desde la barriga de mi madre. Luego fue un camino pure que empezó por escuchar a mi tía en los casetes. Después, un día, fui a la búsqueda de poder entrar a las casas de fado, y así fue. Esa es la vida del fadista.

Las letras de las canciones son muy profundas, sean felices o tristes, pero dicen cosas… ¿Cómo es su relación con las letras de las canciones?

Para mí las letras tienen que tener un significado muy fuerte, hay veces que cuando no las entendemos tenemos que estudiarlas. Las letras no son fáciles de entender, por lo menos en el fado. Yo solamente canto lo que me gusta, lo que realmente me parece que tiene sentido cantar. Historias de mi vida. Tengo un tema en mi más reciente álbum que es ‘porquê do fado’, que es una biografía de mi vida. Yo creo que solamente así se puede transmitir la autenticidad… son muy personales. Por eso siempre que termino un concierto quedo muy cansada, es que nosotros damos todo lo que tenemos en el corazón, es muy intenso.

¿Cómo queda después de un concierto?

Agotada, completamente agotada…

¿Cómo es su relación con la guitarra portuguesa?

Es mi hermana. Es mi segunda voz.

Y el otro instrumento es el bajo…

Todos son mis hermanos porque los instrumentos que están en el fado son fundamentales para hacer una buena música. El bajo nos da una cama confortable, sentimos que el corazón está ahí palpitando; luego la viola de fado es lo que nos da la fuerza que necesitamos para cantar, y la guitarra portuguesa llora con nosotros…

En este momento hay una ola de nuevo fado… ¿A qué se debe esto?

Yo estoy muy feliz porque cuando empecé a cantar no había niños cantando. Ahora se ve que sí, cada vez hay más. Y va a ser diferente porque esta generación no vivió lo que nuestros abuelos han vivido. Por eso la sonoridad es diferente, la manera como se siente la vida es distinta… Pero pienso que lo tradicional y lo puro se quedan para siempre. No tengo una thought que el fado vaya a cambiar totalmente.

Bueno, cambiando de tema, ¿cómo fue participar en Gloria, la primera serie portuguesa en Netflix?

Es la primera serie portuguesa para Netflix, me invitaron y, bueno, claro que sí, dije que sí. Fue muy difícil, son demasiadas horas, muchas repeticiones, pero es increíble. Al last dije: quiero hacerlo de nuevo. Cuando me necesiten, ahí estaré…

¿Cuál es su papel?

Canto, yo hago de Amália Rodrigues en los años sesenta, pero es una serie que habla de espionaje, de la radio que period clandestina; es una historia muy bonita. No puedo hacer spoiler.

SIMÓN GRANJA MATIAS 
EDICIÓN DOMINICAL 
@SIMONGRMA

Related posts

J Balvin se presentará en la ceremonia de los Premios Grammy – Música y Libros – Cultura

admin

¿Mandy Moore está provocando un regreso a la música antes del closing de ‘That is Us’?

admin

Cómo descargar música en el Mac de forma authorized para escucharla siempre que queramos

admin

Leave a Comment