-1.5 C
New York
Friday, Jan 28, 2022
Image default
Music

Siguiendo el rastro de la música que nunca miente

Se outline como “un soñador, un buscador de belleza empedernido y un racista de la mala educación” y, de un tiempo a esta parte, asegura haberse dedicado “a pelear por tratar de hacer sólo lo que me hace feliz e intentar vivir de ello. Y, tras mucho esfuerzo, creo que lo he conseguido, aunque siempre hay margen de mejora y camino por recorrer sin dormirse nunca en los laureles”. Así las gasta el escritor y activista Jordi Prat, acodado en la barra, copazo de White Label con hielo en mano, tras pedir que de fondo suene algo de blues de la primera mitad del siglo pasado o, en su defecto, jazz clásico: “Sonidos que nunca mienten”.

Orgulloso docente, cultor de los sonidos clásicos de la música americana y autor de dos vibrantes novelas con impecable banda sonora, Loving Graceland y Prettiest Practice (El tren més bonic), Jordi sufrió, años atrás, un percance de salud. “Un problema al que ahora doy gracias por darme el empujón que necesitaba para abandonar mi zona de confort laboral e incluso acquainted, y tomar decisiones que, al remaining, no resultaron tan traumáticas como se podía prever”.

Así nació Observe Your Goals Excursions, una agencia de viajes musical especializada en guiar al respetable por todos los caminos en los que la música americana nació, creció y se desarrolló, desde la Freeway 61, o Ruta del Blues, hasta viajes para amantes del nation, del soul o del rock and roll clásico. Desde que puso en marcha el invento, asegura el parroquiano, “jamás he mirado hacia atrás, ni me he lamentado de nada. Miro hacia adelante sin miedo al qué dirán y pasando de todos los que esperan con ansia que me dé el batacazo”.

Potenciómetro revolucionado

Con una media sonrisa satisfecha y una palabra amable siempre en la boca, Jordi Prat sorbe su whisky y sonríe, al tiempo que varios parroquianos merodean a su alrededor a la caza de alguna anécdota de sus peregrinajes por el entramado sonoro de Norteamérica. “Siempre digo que mi vida precise es como una tabla de mezclas —explica—, donde todos los potenciómetros van en la misma dirección armónica. A veces subo más uno y, en otras ocasiones, le toca el turno a otro”.

— ¿Y ahora mismo cuál es el que tienes subido?

— Con la reciente apertura de fronteras de los Estados Unidos, volver a dinamizar los viajes es para mí prioritario. Estoy esperando recuperar el espíritu con el que iniciamos nuestra andadura hace años: renovamos internet, contenidos y propuestas.

En el aspecto literario tampoco ha dejado la pluma en el tintero y asegura andar metido “en un proyecto más divulgativo con respecto a las novelas”, además de estar cogiéndole “cierto gusto a las traducciones”. Complete, los potenciómetros le andan estos días “un tanto revolucionados”.

Una ciudad llevada en el corazón

Barcelonés y barcelonista del barrio de Les Corts, hace años que Jordi Prat se alejó de la urbe “por una cuestión de espacio important, salud y lenguaje… ¡y conste que no hablo de idiomas!”. Aún así, asegura llevarla “siempre en el corazón” y reafirmar con orgullo su lugar de nacimiento y procedencia. “Pero sé que mis próximas etapas vitales están muy lejos de aquí o, al menos, esa es mi intención”.

Entristecido por una ciudad despersonalizada, hay aspectos de Barcelona que el parroquiano abomina como que “actualmente sea la puerta principal de entrada a la droga en Europa con aparente impunidad y sin que nadie trate de hacer nada al respecto para combatirlo o para erradicarlo. La política del buenismo es muy costosa a corto, medio y largo plazo y, a pesar de que digan que cada comunidad tiene los políticos que se merece, no creo que esta ciudad sea merecedora de la gestión nefasta de los últimos años. Es triste y lamentable”.

El proyecto private de Jordi Prat: Observe Your Goals Excursions, una agencia de viajes musical especializada en la historia de la música americana.

Por otro lado, como a tantos barceloneses les ocurre, el amor por el lugar le sale por el flanco histórico: “La Vampira de Barcelona, el Fossar de les Moreres y el asedio de 1714, los torneos de caballeros que se llevaban a cabo en el Passeig del Born, o más recientes y de ámbito literario, como el adictivo Cementerio de los libros olvidados, creado por Carlos Ruiz-Zafón”. Jordi reivindica todo este activo histórico cultural: “Mira tú, por ejemplo, la festividad de Sant Jordi. ¿Dónde más puedes encontrar una jornada que mix amor y cultura? Deberíamos saber exportarlo a todo el mundo como algo bello. Y, en cambio, ¿qué proyectamos?”, sorbe el último trago de su White Label, antes de concluir con un lapidario: “Ahí lo dejo…”.

— A todo esto, ¿querrás otro whisky? ¿Tal vez comer algo? Tenemos salado, o dulce…

Entonces, al parroquiano se le enciende una sonrisa y se frota las manos antes de proferir:

— Siempre digo que media humanidad muere por exceso de sal y la otra mitad por exceso de azúcar. ¡Yo me sitúo en la alternativa dulce!

el escritor y activista Jordi Prat
Jordi Prat es autor de las novelas Loving Graceland y Prettiest Practice.

Related posts

855 estudiantes con necesidades especiales participan en el programa ‘Música Especialmente para ti’ que impulsa el Ayuntamiento de Sevilla

admin

Entre porras, música, canto y baile, el DIF Oaxaca celebra por primera vez el Pageant de Talentos Artísticos “Oaxaca Incluyente 2021”

admin

Kike Tarrasó: “En la música hay mucha gente mayor que sigue hablando como si aún fuera adolescente”

admin

Leave a Comment