28.2 C
New York
Tuesday, Aug 9, 2022
Image default
Pedro Guerra

Europa activa planes de ahorro energético ante la suba de precios

La situación del gasoline en Europa está pasando de un escenario ‘malo’ a un escenario ‘feo’ en el último mes”, advirtió ayer un informe elaborado por Financial institution of America.

Según dicha entidad, Rusia -el mayor proveedor particular person de energía de Europa- está “jugando” con el gasoline como arma geopolítica.

El gigante energético ruso Gazprom redujo en un 31% sus exportaciones de gasoline hacia los países no pertenecientes a la postsoviética Comunidad de Estados Independientes (CEI), entre ellos los europeos, según cifras de los últimos seis meses, que dan cuenta de los cambios que produjo la invasión, con un redireccionamiento del suministro hacia China e India.

Gazprom redujo asimismo en julio los flujos del gasoducto Nord Stream, que une Rusia y Alemania a través del mar Báltico, a solo un 20%, una semana después de que los cortara por completo durante un período de mantenimiento de 10 días.

Esta caída del volumen de gasoline amenaza con elevar aún más los precios de la energía e incrementar la inflación, a pocos meses de que Europa empiece a demandar más suministro por el comienzo del frío.

Para evitar una escasez de gasoline en el invierno boreal, diversas naciones europeas comenzaron a planificar el racionamiento de los suministros de este flamable y lanzaron también diversas medidas para ahorrar energía.

El último país en pasar al modo de economía energética fue España, que ayer adoptó “un plan de ahorro y gestión energética” para moderar el aire acondicionado y la calefacción en comercios, edificios culturales y estaciones de transporte.

“En estos inmuebles se deberá mantener la calefacción en invierno como máximo a 19 grados y en verano como mínimo a 27 grados centígrados”, anunció este lunes en conferencia de prensa la titular para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, tras un consejo de ministros.

Las medidas, ya implementadas desde mayo para dependencias públicas y que empezarán a regir en una semana, comprenden que los monumentos y las vidrieras de negocios apaguen sus luces a las 22 horas, mientras que se exigirá el cierre automático de puertas en espacios climatizados y se fomentará el teletrabajo para “ahorrar en desplazamientos y consumo térmico de los edificios”, detalló la ministra, según consignó la agencia de noticias AFP.

“Ahorrar energía es una tarea de todos y es prioritario”, dijo por su parte el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, quien afirmó que disminuir la factura energética contribuye “a reducir la dependencia del agresor (Vladimir) Putin”.

También Francia prepara un plan de ahorro que pretende reducir en los próximos dos años un 10% de la energía consumida -gas pure, electricidad y carburante- con respecto a 2019.

“Debemos prepararnos para un escenario en el que todos vivamos sin gasoline ruso”, dijo a mediados de julio el presidente francés, Emmanuel Macron, quien instó a guiarse por la “lógica de la sobriedad”.

Aunque la estrategia está aún en desarrollo, el Gobierno instó a familias y empresas a hacer “pequeños gestos” y desconectar aparatos energéticos mientras no se usen o a apagar la luz en piezas vacías.

Una política impulsada esta semana dentro de la administración pública por la primera ministra, Élisabeth Borne, que envió una round interna para implementar “sin dilación” todas las medidas que permitan “reducir el consumo de energía y acelerar el fin de las energías fósiles”, como la limitación del uso del aire acondicionado y calefacción o alentar el uso de transporte “sostenible” para el private, entre otras.

París, en tanto, promulgó el mes pasado una ordenanza municipal que prohíbe a los locales con aire acondicionado tener las puertas abiertas bajo amenaza de multa, una iniciativa implementada ya por otras ciudades como Lyon.

Además, el sector de supermercados y centros comerciales acordó un protocolo que dispone apagar los carteles luminosos tras el cierre, sistematizar la bajada de intensidad luminosa antes de la llegada del público y disminuir cuando sea posible la iluminación de la superficie de venta.

Medidas similares fueron también lanzadas en Alemania, uno de los países europeos más dependientes del gasoline ruso.

“No se puede excluir ninguna posibilidad”, advirtió el ministro de Economía, Robert Habeck, quien sostuvo que Moscú usa “el arma del gasoline” contra Europa.

Ante esta situación, el Gobierno busca ahorrar todo el gasoline posible para llegar al otoño con los depósitos al 90% de su capacidad.

“Ante la escasez de oferta es necesario reducir la demanda”, aseguró Habeck y manifestó que el “racionamiento” es inevitable.

A mediados de julio, la Cámara baja alemana adoptó un plan interno de ahorro energético de cara al invierno, que limita la calefacción a 20 grados en el edificio y prohíbe el uso de calentadores de agua, mientras que el Gobierno difundió una serie de recomendaciones a la población como apagar luces, tomar duchas cortas o usar la bicicleta en vez del auto.

También los territorios lanzaron diversas medidas: Berlín decidió apagar las luces de sus monumentos, al igual que la norteña Hannover, que también cortó hasta septiembre la calefacción y el agua caliente en edificios públicos, piscinas y gimnasios.

En tanto, en la sureña Augsburgo, la municipalidad decretó apagar los semáforos y gran parte del alumbrado público durante la noche.

Ante la inminente escasez, el Gobierno alemán autorizó a mediados de julio que las centrales eléctricas de hulla (tipo de carbón) de la llamada reserva de crimson vuelvan a funcionar para ahorrar gasoline pure, reportó la agencia de noticias DPA.

El decreto permite la venta de electricidad de las centrales eléctricas de reserva alimentadas con hulla o petróleo hasta finales de abril de 2023, con el fin de forzar la salida del gasoline pure del mercado eléctrico.

Además de esta directiva, también se está preparando una para la reanudación de las centrales de lignito que iban a cerrar definitivamente a principios de octubre.

Todas estas políticas forman parte de los esfuerzos de la UE para limitar las importaciones de gasoline ruso.

En reacción a la guerra en Ucrania, la Comisión Europea presentó en mayo un plan por unos u$s214.000 millones que prevé una aceleración de la transición hacia las energías renovables y el ahorro energético para liberarse “lo más rápido posible” de las importaciones de gasoline ruso.

La semana pasada, los 27 Estados miembros adoptaron, asimismo, un plan por el que se comprometen a hacer “todo lo posible” para reducir su consumo de gasoline en al menos un 15% entre agosto de 2022 y marzo de 2023, con respecto a la media de los últimos cinco años del mismo periodo.

Related posts

Feijo dibuja su alternativa: “Relanzar la economa, mejorar los servicios pblicos y recuperar el respeto a las instituciones”

admin

Guerra Ucrania – Rusia, última hora | Rusia despliega delfines en el Mar Negro

admin

Guerra Rusia-Ucrania: Europa se prepara ante posibles cortes de energía por la suspensión del suministro de gasoline ruso

admin

Leave a Comment