19.5 C
New York
Thursday, Aug 18, 2022
Image default
Pedro Guerra

“Feijóo es el pregonero del catastrofismo”

Las elecciones andaluzas del 19-J dieron la mayoría absoluta al PP y sumieron al PSOE en una depresión. Pero Pedro Sánchez aceleró para intentar frenar el cambio de ciclo político que impulsa el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. Primero lanzó los nuevos impuestos a la banca y las energéticas. Y después remodeló la dirección del PSOE, donde situó a la ministra Pilar Alegría (Zaragoza, 1977) como portavoz, con la prioridad de volcarse en las elecciones municipales y autonómicas del próximo mes de mayo.

La política útil

“Gracias a la vía del diálogo, en Catalunya se vive un mucho mejor clima de concordia”

¿De la depresión a la euforia?

Uno de los objetivos del PSOE es volver a ganar las elecciones, municipales, autonómicas y generales. Pero nuestra máxima prioridad como partido de Gobierno es seguir trabajando para mejorar la vida de la gente de a pie, esa clase media y trabajadora que lleva tiempo sufriendo las consecuencias de la disaster sanitaria y también de la provocada por la guerra de Putin. La búsqueda de soluciones para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos a los que servimos es nuestro principal objetivo.

En España se crea empleo y se mantiene el crecimiento. Pero la incertidumbre económica, la disaster energética y la inflación dibujan un panorama sombrío para el otoño. No es el mejor escenario para intentar remontar el vuelo.

Tenemos datos muy importantes, con 20,5 millones de españoles con empleo y con un proyecto de vida. Pero la incertidumbre social y económica se está maximizando desde el estallido de la guerra de Putin, no solo en España sino en toda Europa. Y este Gobierno está volcado en aminorar esa incertidumbre y plantear medidas con el objetivo de que la disaster no la soporten los hombros de las clases medias y trabajadoras, que es lo que sucedió con la disaster del 2008. De esta disaster saldremos de una manera absolutamente distinta.

¿De ahí los impuestos a los beneficios de banca y energéticas?

En un momento complicado, es muy importante generar esa redistribución para evitar que los ciudadanos que peor lo están pasando sufran las consecuencias de la disaster. También con medidas como la reforma laboral o la subida del salario mínimo interprofesional hasta los mil euros.

Una de las lecciones que extrajeron de la derrota andaluza es que la gestión y las medidas del Gobierno no calan en la sociedad ni obtienen rédito electoral. ¿Esta será una de sus prioridades como portavoz del PSOE?

Cada resultado electoral hay que leerlo en el territorio y las circunstancias en que produce. Claro que el de Andalucía fue un mal resultado, no podemos estar satisfechos. Los ciudadanos nos situaron en la oposición, y ahora nos toca tender la mano al gobierno autonómico, trabajar con una visión constructiva y comportarnos de una manera absolutamente distinta a la oposición del PP al Gobierno de España, que está sumida en la negación constante.

Denuncian su “catastrofismo”.

El líder del PP apela todo el día al catastrofismo. Empiezo a dudar si es una apelación o un deseo, me atrevería a decir que es más que un deseo. Ojalá en esta legislatura no exenta de complicaciones hubiéramos encontrado una oposición constructiva, con ganas de trabajar por este país, y que nos ayudara a superar las dificultades. Pero nos encontramos un bloque negacionista, que a las 150 propuestas normativas que trasladamos al Parlamento siempre dio la misma respuesta: el no por el no.

Feijóo advierte que España no se merece este Gobierno y que la alternativa está en marcha. Ustedes replican que el líder del PP solo genera confrontación y ruido.

Se le olvida a Feijóo que hoy este país está gobernado por el PSOE, en una coalición con Unidas Podemos, por un detalle elementary: hemos tenido un apoyo importantísimo de la ciudadanía en las urnas. Les está costando demasiado hacer esta digestión, pero deben entender que si están en la oposición es porque allí les mandaron los ciudadanos. Feijóo es el pregonero del catastrofismo. Lo que no se merece este país es una oposición con tan poca altura de miras y tan falta de propuestas, soluciones y alternativas.

La mesa de diálogo sobre Catalunya selló ya sus primeros acuerdos. El Gobierno entiende que la Generalitat, o al menos ERC, entierra la vía unilateral, al comprometerse a no desbordar el marco authorized. ¿Un paso relevante?

Es una muestra más de una de las posiciones que definen a este Gobierno, que es el diálogo. El diálogo siempre es bueno, para todos. Las soluciones a las que seamos capaces de llegar, a través del respeto y el diálogo, siempre serán buenas para el ciudadano. Iniciamos este camino de concordia con Catalunya porque entendimos desde el primer momento que para hacer política útil es imprescindible el diálogo. Es donde siempre va a estar este Gobierno.

La apuesta por la independencia de Catalunya pierde respaldo social en cada nueva encuesta. La última, la del barómetro del CEO, que además consolida la primera posición del PSC. ¿Esto certifica que la vía de diálogo del Gobierno es la acertada?

Siempre vamos a apostar por la vía del diálogo. Cuando llegamos al Gobierno, la memoria muy fresca nos trasladaba esas imágenes de confrontación y antagonismos que nos dejó como herencia el Gobierno de Rajoy, con situaciones absolutamente bochornosas y contrarias a la política útil. Hoy, afortunadamente, gracias a ese diálogo se vive un mucho mejor clima de concordia política.

El Gobierno respalda el modelo lingüístico catalán en la escuela aprobado por amplia mayoría por el Parlament. Pero la derecha acude al Tribunal Constitucional.

La derecha siempre hace bandera de la política de la confrontación utilizando como arma arrojadiza las lenguas de este país. El problema de la derecha es que no ha hecho una lectura sosegada de la Constitución, porque las lenguas cooficiales son también lenguas españolas, como lo es el castellano. Nosotros entendemos esta pluralidad y diversidad, y lo vemos como una riqueza. La última ley educativa que aprobó este Gobierno pone el foco en lo importante: que los alumnos que se educan en comunidades con lengua cooficial, ya sea Galicia, la Comunidad Valenciana, Baleares, Catalunya o el País Vasco, cuando acaben la enseñanza obligatoria sepan desenvolverse con la misma fluidez y soltura en castellano y en la lengua cooficial.

¿Algún día la Educación dejará de ser objeto de pugna política?

Desde el primer día trabajo con ese objetivo. No soy ingenua, las 150 propuestas normativas del Gobierno aprobadas no contaron con el voto favorable del PP, lo que hace pensar que no es un momento propicio para conseguir el deseado pacto de Estado por la Educación. Pero eso tampoco puede convertirse en un muro infranqueable, nunca hay que dejarse llevar por el pesimismo.

“Pagan justos por pecadores”, advierte Pedro Sánchez. ¿El Gobierno indultará a Manuel Chaves y José Antonio Griñán?

Aún no conocemos la sentencia, sería poco prudente saltar tantos pasos. Lamentamos que se produjeran esos hechos, donde una serie de individuos hicieron un uso reprochable de fondos públicos, y ojalá todo el peso de la ley caiga sobre ellos. Pero ningún fallo señala que Chaves ni Griñán se hayan enriquecido, ni en un céntimo de euro, con este asunto. La honorabilidad de ambos queda más que de manifiesto.

Related posts

Presidente de Perú interpone un recurso para anular una investigación por presunta corrupción – AméricaEconomía

admin

Cómo debe hacer Ucrania para ganar la guerra larga contra Rusia

admin

Rusia ataca la infraestructura en el puerto de Mykolaiv

admin

Leave a Comment