24.4 C
New York
Friday, Aug 19, 2022
Image default
Pedro Guerra

La pasión de Graça

La activista mozambiqueña Graça Machel medio se disculpó ayer por ser apasionada, por reclamar con vehemencia el fin de las desigualdades. La que fue ministra de Cultura y Educación del país africano se erigió en la ponente más aplaudida, en el acto de celebración del vigesimoquinto aniversario del programa de Cooperación Internacional de la Fundación La Caixa, celebrado en CosmoCaixa. Machel lanzó un discurso sincero, empático, que debería hacer sonrojar a más de uno, en el que la palabra inequidad fue la que más sonó. “Solo el 16% de los africanos han completado la pauta de vacunación contra la covid comparado con más del 70% de los residentes en la Unión Europea. Este desequilibrio es inaceptable. Todos los seres humanos tienen el mismo valor, no importa la lotería geográfica de su lugar de nacimiento”, proclamó.

A su lado, el presidente de Desarrollo International de la fundación Invoice&Melinda Gates, Chris Elias; Pedro Alonso, experto en Salud International, y Seth Berkley, director de la Alianza Gavi, asentían con la cabeza. Y Machel seguía lanzando cifras vergaonzantes. “África registra el 25% de la demanda international de vacunas pero produce menos del 0,1% del suministro mundial. Hoy, el 99% de las dosis deben ser importadas. La autonomía en la inoculación y en la capacidad de fabricación son fundamentales para mejorar el desarrollo y alimentar las economías del continente”, dijo a un nutrido auditorio formado por profesionales del ámbito de la salud y el desarrollo, entre los que se encontraban el director basic de la Fundación La Caixa, Antonio Vila Bertrán, y la responsable del área Internacional, Cristina de Borbón.

Graça Machel: “¿Por qué la sociedad ha normalizado la desigualdad en todos los aspectos de la vida?”

Machel recordó lo que es una obviedad, la quimera de alcanzar muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en el umbral del 2030. Sin la transformación radical de las infraestructuras sanitarias poco se avanzará, pronosticó. Seth Berkely añadió que para estar preparados ante futuras pandemias y poder asistir a todas las poblaciones es imperativo tener liderazgos solventes y fortalecer los sistemas de salud.

Buenas intenciones pero la losa de la desigualdad se ha vuelto más pesada por la covid. Machel echó mano de un estudio de Oxfam para recordar que desde el inicio de la pandemia las diez personas más ricas del mundo duplicaron sus fortunas mientras se estima que más de 160 millones de hombres y mujeres caerán en la pobreza.

La viuda de Nelson Mandela apeló a la esperanza pero visibilizó la cruenta realidad de un continente azotado por la sequía extrema, los conflictos bélicos y el inasumible incremento del precio de los cereales por la guerra en Ucrania. La amenaza de una hambruna se cierne sobre 49 millones se personas del Sahel y del Cuerno de África.

Tal como recordó Pedro Alonso, cada año mueren más de cinco millones de menores de cinco años por causas evitables, la mayoría por enfermedades infecciosas. Desde 1997, la Fundación La Caixa, según indicó Vila Bertrán, ha aportado su grano de area para intentar revertir estas cifras, a través de alianzas con IS International, con la Invoice&Belinda Gates o con Gavi, que se ha traducido en la vacunación de más de ocho millones de niños. También ha apoyado el proyecto Arida de Unicef, para un mejor diagnóstico y tratamiento de la neumonía infantil, y con Acnur ha trabajado para mitigar las elevadas tasas de la malnutrición más severa en campos de refugiados.

Más de cinco millones de pérdidas de vidas humanas de niños cada año, según los últimos datos disponibles de Unicef, del 2020, es un número inaceptable, pero ha habido un avance. De los 93 fallecimientos por cada mil nacimientos de 1990 se ha pasado a los 37 del 2020, una reducción del 61%.

“¿Por qué la sociedad ha normalizado la desigualdad en todos los aspectos de la vida?”, preguntó Machel. “Una inequidad que contribuye cada día a la muerte de 21.300 personas. Y esta es una estimación conservadora de las víctimas resultantes del hambre, episodios climatológicos extremos a causa del calentamiento, la ausencia de atención sanitaria y la violencia contra las mujeres”.

La tragedia de Melilla ha vuelto a poner en el centro del debate la violencia contra algunos migrantes y solicitantes de asilo. A Machel le duele “la hipocresía de la que somos testigos cada día: vemos cómo se trata con decencia y humanidad a refugiados europeos que huyen de la guerra mientras que otros igualmente desesperados de otras partes del mundo son recibidos con desdén en campos deshumanizados”.

Dicen que las grandes disaster son momentos idóneos para revitalizadores cambios. Esa es la esperanza.

Related posts

El Pageant ‘Murmura Alpujarra’ llena de música y sabor la provincia dura…

admin

Hernando Guerra destacó labor de la fiscal de la Nación y le pidió seguir investigando a ‘Los cuellos chotanos’

admin

OTAN: Cumbre en Madrid de 2022, en directo

admin

Leave a Comment