26.2 C
New York
Thursday, Jul 7, 2022
Image default
Pedro Guerra

Putin enfatiza sus metas imperialistas

La guerra en curso ha revelado algo más arraigado en su psiquis: una narrativa de destino mítico que supera cualquier imperativo geopolítico.

El pasado mes de septiembre, el presidente ruso Vladimir Putin recibió una lección de historia de un estudiante. Putin estaba dando una conferencia en una reunión de estudiantes en la ciudad oriental de Vladivostok sobre los méritos de poseer “conocimientos del pasado” para tener una “mejor comprensión del presente”. En uno de los intercambios, invocó el gran legado del zar ruso Pedro el Grande, de quien dijo que derrotó a los suecos en la batalla de Poltava en la Guerra de los Siete Años contra Suecia en 1709.

Pero eso no period del todo correcto, como le recordó al presidente ruso Nikanor Tolstykh, un estudiante de la ciudad de Vorkuta, en el Círculo Polar Ártico. Rusia se enfrentó a Suecia en lo que se conoce como la Gran Guerra del Norte, que duró más de dos décadas, de 1700 a 1721. La Guerra de los Siete Años fue un conflicto mundial de gran envergadura que tuvo lugar a finales de ese mismo siglo y en el que Rusia y Suecia estaban en el mismo bando.

Tras esta leve comprobación de los hechos, la directora de la escuela de Tolstykh denunció la “arrogancia” de su alumno en los medios de comunicación locales. En otra entrevista, la profesora de Tolstykh admitió que no habría tenido la temeridad de contradecir a Putin. Un portavoz del Kremlin insistió en que Putin tenía un “conocimiento absolutamente fenomenal de la historia”, pero que “siempre está dispuesto a escuchar esas correcciones, ya sea de un niño o de un especialista”.

El jueves pasado, Putin demostró que no había olvidado esta corrección. En un acto conmemorativo del 350° aniversario del nacimiento de Pedro, se comparó explícitamente con el zar de la expansión del imperio y celebró sus años de conquistas.

“Pedro el Grande libró la Gran Guerra del Norte durante 21 años”, dijo Putin tras visitar una exposición en honor a Pedro. “Parece que estaba en guerra con Suecia, les quitó algo. No les quitó nada, restituyó [lo que era de Rusia]”.

El presidente ruso aludió entonces a la “operación especial” en curso en Ucrania, que él y las armas de propaganda de su Estado han presentado también como una guerra de restauración y restitución, sin importar que la invasión que viola la soberanía constituye una grave violación del derecho internacional y ha provocado daños por valor de muchos miles de millones de dólares en pueblos y ciudades de Ucrania, la muerte de miles de personas y trastornos en la economía mundial que ponen en peligro a otros millones.

“¿Qué estaba haciendo [Pedro]?”, dijo Putin. “Recuperando y reforzando. Eso es lo que hacía. Y parece que nos tocó a nosotros recuperar y reforzar también”.

Las guerras y la expansión territorial de Pedro contribuyeron a perfilar los contornos del posterior imperio ruso, ampliando sus fronteras hasta zonas de Finlandia en el norte y el Mar Negro en el sur. En la batalla de Poltava, citada por Putin, las fuerzas rusas asestaron un golpe histórico a las ambiciones continentales de Suecia en Europa. Unos años antes, Pedro estableció su capital de San Petersburgo, orientada al oeste, en el mar Báltico, construida en el emplazamiento de una fortaleza sueca capturada.

Durante años, Putin ha idolatrado al monarca del siglo XVIII y mantiene una estatua de bronce del zar sobre su escritorio ceremonial en la sala de gabinete del Kremlin. En una entrevista de 2019 con el Monetary Occasions, declaró que Peter “vivirá mientras su causa esté viva”. En ese momento, el periódico británico interpretó que esa “causa” period la preservación de la “esfera de influencia” de Moscú a lo largo de las fronteras de un bloque de la OTAN en expansión.

Pero la guerra en curso ha revelado algo más arraigado en la psique de Putin: una narrativa de destino mítico que supera cualquier imperativo geopolítico y que ha puesto a Rusia en una sangrienta trayectoria de colisión con Occidente. Para Putin, Ucrania es una parte inseparable de la historia rusa; es donde el cristianismo ortodoxo entró en la cultura rusa hace más de un milenio y, por tanto, una especie de cuna de la civilización rusa. Precedió la invasión de Ucrania con un discurso alimentado por la animadversión histórica, en el que se ensañó con las divisiones bolcheviques de las tierras rusas al tiempo que rechazaba el derecho de facto de Ucrania a la soberanía.

“Aunque este agravio parece situarse en lo que Putin ha llamado la tragedia del colapso soviético, su inspiración imperial se extiende aún más profundamente en el pasado del país”, escribió Lynne Hartnett, historiadora de Rusia en la Universidad de Villanova, en The Washington Publish. Como lo describió Putin en un discurso de 2012, el renacimiento de la conciencia nacional rusa necesita que los rusos conecten con su pasado y se den cuenta de que tienen “una historia común y continua que abarca más de 1.000 años”.

Otros señalaron las herencias históricas que Putin podría no agradecer. “Al igual que Putin, Pedro quería construir el poder militar ruso, y no sólo reformó su ejército sino que construyó su fuerza naval, al igual que Putin pasó 20 años modernizando su ejército”, escribió Mark Galeotti en el Spectator. “En el proceso, sin embargo, comenzó el deslizamiento del estado ruso hacia la insolvencia y aseguró que estaría luchando en guerras no sólo hacia su noroeste, sino también hacia el sur, contra los otomanos”.

Por supuesto, Rusia no es el único país en el que los nacionalistas gobernantes se dejan llevar por este tipo de agravios. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, se queja de las fronteras delimitadas por el Tratado de Trianón de la Primera Guerra Mundial y de la pérdida de una “Gran Hungría” en los Balcanes circundantes. Los nacionalistas turcos, por su parte, lamentan el Tratado de Sèvres, que destrozó el derrotado Imperio Otomano y redujo la huella turca en Oriente Medio. Los nacionalistas hindúes de la India evocan la concept de “Akhand Bharat”, un subcontinente indio unido y definido por el alcance histórico de la cultura hinduista.

Los politólogos clasificarían estos impulsos como “revanchistas” o “irredentistas”, y los políticos azuzarían a sus partidarios con una retórica sobre las tierras perdidas y las comunidades de hermanos separadas por fronteras injustas. Pero el revanchismo de Putin, a diferencia del de la mayoría de los nacionalistas de derecha en otros lugares, ha provocado ahora una conflagración geopolítica en la que subyace un creciente número de cadáveres.

Los críticos de Putin señalan su explícita adhesión a las conquistas de Pedro el Grande como prueba de la temeridad de ofrecer ahora concesiones al Kremlin. La guerra, argumentan, no tuvo que ver con la expansión de la OTAN ni con una creencia absurda en la necesidad de “desnazificar” Kiev, sino con el celo rigid de un imperialista del siglo XXI.

“La confesión de Putin sobre las confiscaciones de tierras y su comparación con Pedro el Grande demuestran que no hubo ningún “conflicto”, sino la sangrienta confiscación del país bajo pretextos artificiales de genocidio del pueblo”, tuiteó Mykhailo Podolyak, asesor del gobierno ucraniano. “No debemos hablar de que [Rusia] ‘mantenga su prestigio’, sino de su inmediata desimperialización”.

No hay que buscar más allá de Poltava, lugar de la famosa victoria de Pedro sobre Suecia, pero que ahora está dentro de Ucrania. Las autoridades locales no han acogido con satisfacción la invasión de Putin. En cambio, un tribunal de la región de Poltava declaró el mes pasado a un par de soldados rusos detenidos culpables de cometer crímenes de guerra.

Washington Publish – Ishaan Tharoor

Lea el artículo authentic aquí.

Related posts

Ucrania y Rusia hoy | Últimas noticias del conflicto, Estados Unidos, la OTAN y el despliegue de España, en directo

admin

Los socios de Sánchez comienzan a marcar distancias y amenazan la agenda de reformas

admin

Productores de Apure aterrorizados por siembra de minas antipersonas

admin

Leave a Comment