28.2 C
New York
Tuesday, Aug 9, 2022
Image default
Ricky Martin

La larga carrera de Ricky Martin es una lección de supervivencia (opinión)

Nota del editor: Ed Morales es periodista y profesor en el Centro de Estudios de Etnia y Raza de la Universidad de Columbia y en la Escuela de Periodismo Craig Newmark de CUNY. Es autor del libro “Fantasy Island: Colonialism, Exploitation and the Betrayal of Puerto Rico”. Puedes seguirlo en Twitter @SpanglishKid.

(CNN) — A fines de la década de 1990, cuando Ricky Martin dominaba la industria discográfica con un nuevo tipo de estrellato del pop latino, cautivó a todos con una canción cargada de ironía posmoderna. “Livin’ la Vida Loca” se basó más en el area rock y el ska jamaicano que en la música “latina” o afrocubana, y le dio una versión pop ligeramente vanguardista al amor urbano, una advertencia descarada sobre una mujer arriesgada entregada por un hombre homosexual aún no autoproclamado.

La interpretación de Martin de la sexualidad normalizada, repleta de un movimiento de cadera iniciado por Elvis Presley 40 años antes, tiene sus raíces en Menudo, el grupo de pop adolescente que protagonizó durante su historia de enorme éxito del pop internacional en la década de 1980. Al igual que Menudo, popularizó la música que tenía pocos elementos “latinos” aparte de su bailabilidad y el hecho de que a menudo period cantada en español por un cantante latinoamericano. Y como Menudo, su estrellato ocultaba algo debajo de la superficie.

“Ricky, desde el principio, fue el niño dorado”, dijo el exintegrante de Menudo, Ray Acevedo, en el episodio dos de “Menudo: Without end Younger”, que se estrenó recientemente en HBOMax (que comparte una empresa matriz con CNN, y en el que brevemente aparecí como periodista/comentarista). Martin, que tenía 12 años cuando se unió a Menudo, apareció cuando el grupo comenzó a hacer cambios en la formación, aparentemente porque a medida que envejecían, sus voces cambiaban, lo que les impedía alcanzar las notas altas que requerían las canciones de su repertorio. Sin embargo, la serie documental insinúa que estos cambios fueron parte de la forma en que el gerente del grupo, Edgardo Díaz, ejercía un management explotador sobre el grupo al hacer que todos fueran reemplazables.

Ricky Martin y Menudo en una foto de archivo de alrededor de 1980 en San Juan, Puerto Rico.

Las recientes acusaciones de acoso contra Martin, presentadas por su sobrino de 21 años y retiradas el jueves, se sienten inquietantes y desafortunadas junto con el debut de “Menudo: Without end Younger”, es una historia impactante y difícil de ver que parece estancada en el tiempo pero que aún resuena hoy.

Usando entrevistas de exmiembros de Menudo —aunque notablemente sin incluir al propio Martin— y otros asociados con la historia de la banda, la serie celebra sus triunfos mientras pone al descubierto una serie de sórdidos escándalos que de alguna manera recuerdan revelaciones recientes sobre R. Kelly y Jeffrey Epstein. El uso de video de archivo dañado, que está borroso y distorsionado como si se reprodujera a través de una videograbadora barata, subraya efectivamente el patetismo de estas historias.

Los avances de Martin y Menudo tuvieron mucho que ver con la invisibilidad y la incomprensión de las culturas latinas en EE.UU. y América Latina. Fueron presentados como rostros jóvenes e inocentes para contrarrestar los estereotipos de gánsteres de los latinos urbanos pobres que viven en los márgenes de la sociedad. Si bien es cierto que el asombroso éxito materials de Menudo allanó el camino para el modelo de banda de chicos utilizado por *NSYNC, Backstreet Boys, Boyz II Males y los titanes reinantes del Ok-Pop precise, BTS, en parte fue posible gracias a un medio de entretenimiento que en gran medida ignoró la proyección internacional de la salsa clásica y pop de los años 70 y 80.

El mánager de Menudo, Díaz, es expuesto desde el principio como un líder nefasto y despiadado, que se beneficia generosamente de un concepto de advertising and marketing diseñado para capturar una “cultura juvenil internacional” y su mercado deseable de adolescentes y preadolescentes. Según la serie documental, su management sobre la banda aumentó a medida que otorgaba contratos a los nuevos miembros. Esto le permitió mantener a los miembros más jóvenes y más vulnerables a sus métodos de explotación y, en algunos casos, según las denuncias del documental, a los deseos sexuales.

El grupo de pop adolescente Menudo actúa en el escenario del Aire Crown Theatre en Chicago, Illinois, el 18 de noviembre de 1983.

Como señala la serie, Díaz no respondió a las solicitudes de entrevista o comentarios sobre las acusaciones en el documental. Después de que el exintegrante de Menudo, Roy Rosselló, acusara a Díaz de abuso sexual en 2014, Díaz emitió un comunicado que decía: “No voy a pasar el resto de mi vida defendiéndome y respondiendo a las acusaciones. Solo tienes una vida, y yo vivo en paz”.

El tercer episodio, llamado “Las acusaciones”, es el más fascinante de la serie, ya que documenta cómo comenzaron a surgir las acusaciones de los exmiembros de Menudo, así como la represión de esas acusaciones. Cuando miembros como Ralphy Rodríguez aceptaron aparecer en el programa de entrevistas de la periodista puertorriqueña Carmen Jovet, la policía puertorriqueña llegó para cerrarlo.

El documental sugiere que esto pudo haber sucedido porque Díaz tenía vínculos con poderosas élites puertorriqueñas. El espectáculo siguió finalmente, días después, sin Díaz, que rechazó la invitación de Jovet. Poco después, Díaz apareció en el programa de Univision de Cristina Saralegui en Miami, lo que le permitió negar todas las irregularidades y presentar su nueva versión de Menudo para sugerir que los exmiembros estaban motivados por el dinero.

La carrera de Martín sirvió para trascender este escándalo de manera mucho más efectiva que la nueva versión de Menudo de Díaz. Pasó de Broadway a formar parte de los pols latinos que denunciaron a Díaz, aunque el especial de HBOMax solo menciona que habló sobre duras condiciones laborales y no abuso sexual.

Al declararse homosexual en 2010, Martin ayudó a un Puerto Rico profundamente católico a llegar a un acuerdo y aceptar a las personas LGBTQ. Dio un golpe contra el machismo arraigado al normalizar su matrimonio con el pintor sirio nacido en Suecia Jwan Yosef, tener hijos y continuar grabando álbumes exitosos.

Si bien la homofobia y la transfobia aún existen en Puerto Rico, es difícil imaginar el éxito del rapero y megaestrella del reggaetón Dangerous Bunny —que debuta en el cine con Brad Pitt en “Bullet Practice”, película que se estrena oficialmente el 5 de agosto— quien a menudo aparece con ropa ambigua de género, sin el precedente antimachista establecido por Ricky Martin.

Sin embargo, como nos recuerda “Menudo: Without end Younger”, sanar es un proceso compartido por las víctimas individuales y la sociedad en normal. El machismo todavía afecta a las comunidades latinas, y sus fundamentos de dominación y explotación deben ser desterrados para cumplir verdaderamente con este proceso.

La profética fórmula de banda de chicos de Menudo no solo creó un nuevo género musical, sino que ayudó a poner a los puertorriqueños y a los jóvenes latinoamericanos en el mapa de los medios de entretenimiento. A pesar del sombrío melodrama que creó su supervisor, un montaje al remaining de la serie muestra a los prósperos exmiembros de Menudo, demostrando por el momento que no solo es posible sobrevivir al abuso sexual, sino que el proceso puede ser positivo y reafirmante de la vida.

Related posts

Villano de Quinceañera confiesa por qué no se muestra con su pareja

admin

Rasel gana su segunda gala tras imitar a J Balvin

admin

Ricky Martin concierto en CDMX, a que hora y dónde

admin

Leave a Comment