13.4 C
New York
Saturday, Sep 24, 2022
Image default
Romeo Santos

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

Hace más de veinte años la iglesia cristiana ‘Más que Vencedores’ salvó al cantante dominicano de la agonía y hoy invoca a Cristo y ora antes de salir al escenario

A veces period muy grande el peso que se le cargaba en los hombros. Tenía 36 años, una cuenta en dólares en el banco con más de seis ceros, las mujeres que quería, la fama rebosante un talento, reconocido en todas partes del mundo hispánico. 70 millones de discos vendidos en todo el orbe, triunfos como la Bilirrubina, Burbujas de amor que lo convirtieron no sólo en el máximo exponente de la bachata, décadas antes que surgiera Romeo Santos. Y sin embargo no period feliz. La razón eran los ataques de ansiedad que lo sobrecogían, lo estrujaban.

Nadie está preparado para el éxito. A los 27 años, en 1983, el empresario dominicano fuera consciente de su talento. Y eso que este hijo del physician Gilberto Rodríguez Pacheco y de la señora Olga Seijas, primero quiso ser beisbolista, como tantos otros en República Dominicana pero su afición por los libros, por toda la movida del growth, decidió meterse a estudiar Filosofía y Literatura en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, pero tenía la música en la sangre, desde que estudió con los curas en La Salle le gustaban más esos coros de Handel que cualquier Kant o Derrida así que, contrario los designios de papá, se va al Berklee Faculty of Music en Boston. Cuando regresó a su tierra ya period un músico consumado.

Entonces lo abandonó todo y se enfiló a un camino que ya todos conocen, porque en los ochenta, cuando Madonna, Michael Jackson y George Michael dominaban el espectro del pop common, Juan Luis Guerra period de los pocos artistas en español que la pegaban y de qué manera en Nueva York. Sin embargo, todo cambió con Burbujas de amor. Pero a una persona tan callada, tan introvertida, como Juan Luis, eso de estar en las portadas de todas las revistas no le venía bien.

Las iglesias cristianas en República Dominicaba pululan como los hongos después de la lluvia. En febrero de 1994, Juan Luis fue invitado por la iglesia Más que vencedores. La conexión con esa iglesia fue absoluta. Sintió que algo lo purificaba, que period otro. Entonces empezó un cambio incluso en su manera de hacer música, de hacer poesía. Todo lo que saliera de su alma sería dedicado a Dios. Por eso empezó a escribir cosas dedicadas a su congregación como En el cielo no hay hospital o el clásico Las avispas.

Juan Luis se involucró tanto con los oficios que desde el año 2000 es director de alabanza y oración. La principal beneficiada de esta decisión de Juan Luis fue la pastora Sarah Grounau, creadora de la congregación y quien se hace llamar Mamá Sarah. Las iglesias en República Domincana se pelean la fe de sus ídolos. Incluso en el 2010 la pastora Lucy Cosme, una de las más carismáticas y populares en la isla, afirmó que Juan Luis pertenecía a su congregación, Villa bendición, algo que el propio cantante desmintió.

A diferencia de su ídolo, Rubén Blades, Juan Luis no abandera ninguna causa ideológica que no sea la de cristo. Eso sí, tiene consciencia social, de otra forma no hubiera creado esa belleza llamada El Niagara en bicicleta. A veces cometió errores como dejarse tentar por Richard Branson, creador de Virgin, para ir al Stay Help que se hizo en el sector de Tienditas, justo en el puente internacional que une a Colombia y Venezuela y que nunca fue inaugurado. En ese sector se reunieron estrellas de la música como Juanes, Silvestre Dangond y Miguel Bosé, un fracaso artístico y político que no ha derrumbado el mito que este dominicano ha sabido crear.

Related posts

Sin ser el más nominado, un ausente Dangerous Bunny vence en los Premios Lo Nuestro | Destacada | Edición América

admin

Ya es viernes y Rosalía lo sabe, al fin llega el estreno de “Saoko”

admin

Nicky Jam vuelve al origen del reguetón – El Sol de Hidalgo

admin

Leave a Comment