26.2 C
New York
Thursday, Jul 7, 2022
Image default
TV show

Andy García cuenta los secretos de su larga carrera y por qué no volvería a Cuba – Tvshow – 20/06/2022

Andy García aún cree en la promesa estadounidense de prosperidad para todos. “Si vienes aquí y trabajas duro, hay un futuro para ti”, dijo. “Siempre habrá obstáculos, pero la oportunidad está ahí”.

En más de un sentido, García, nacido en Cuba hace 66 años, entiende la visión del mundo de Billy Herrera, el patriarca que interpreta en la nueva versión latina de El padre de la novia, que se ve en HBO Max. La conmovedora reinterpretación destaca la difícil situación generacional que enfrentan los inmigrantes y sus hijos nacidos en Estados Unidos cuando intentan comunicarse entre sí. La comedia, dirigida por Gaz Alazraki y escrita por Matt López, también logra evitar representar a los latinos como un bloque.

Para su último papel protagónico, el veterano actor mejor conocido por sus papeles en Los intocables, El padrino III y Ocean’s Eleven, interpreta a un orgulloso arquitecto cubano que se ha hecho a sí mismo, cuya hija mayor está a punto de casarse con su enamorado mexicano.

Al mismo tiempo, la esposa de Herrera, Ingrid, interpretada por la cantante Gloria Estefan (amiga de García desde hace mucho tiempo y exiliada cubana), anuncia que quiere divorciarse, lo que lleva a Billy a reexaminar sus creencias inflexibles sobre la masculinidad, la ética laboral y el matrimonio.

En una charla en la que realza sus anécdotas con palabras en español, habla sobre los pensamientos de su padre sobre su profesión, abriendo camino antes de que la inclusión fuera una prioridad de Hollywood y permaneciendo en el “menú” de la industria del entretenimiento. Estos son extractos de nuestra conversación.

—Logró un éxito sustancial mucho antes de que las conversaciones sobre representación fueran tan prominentes como lo son hoy. ¿Cómo fue para ti el inicio de tu carrera?

—Period muy difícil para alguien con apellido hispano porque nunca te consideraban. Hubo excepciones a la regla como Raúl Julia y antes José Ferrer. Pero para las personas que no estaban establecidas period muy difícil ser considerado para otra cosa que no fuera una parte hispana. Cuando comencé en 1978, solo había unos cinco estudios, tres cadenas y el canal público; no había cable. Estabas encasillado y los papeles que escribían para hispanos eran en su mayoría de pandilleros y sirvientas. Pero no me consideraban para los papeles de pandillero porque en sus mentes, los pandilleros eran solo chicanos.

—¿Cuándo sintió que estaba comenzando a abrirse paso a pesar de los obstáculos?

—Tuve la suerte de empezar a trabajar porque intregraba un grupo de teatro de improvisación. Los directores de casting me irían a ver allí, y aterrizaría una cosita aquí y allá. Pero fue muy difícil ponerlo en marcha. Tomó mucho tiempo, desde 1978 hasta 1985, conseguir un papel que fuera parte integral de la historia. Cuando conseguí Los intocables (1987), ya no tenía que trabajar como mesero.

—¿Tus padres te alentaron o se preocuparon por lo que ibas a hacer?

—A mi padre le preocupaba mucho que dejara el negocio acquainted, en el que había trabajado toda mi vida y estaba creciendo rápidamente. Como abogado de oficio y agricultor que trabajó duro toda su vida para darles oportunidades a sus hijos y entrenarlos para hacerse cargo del negocio, fue muy difícil para él ver que me estaba yendo en otra dirección.

—Hay una escena en El padre de la novia en la que tu personaje y Gloria hablan sobre la dificultad de transmitir tu lengua materna, el español, a tus hijos nacidos en Estados Unidos. ¿Te sentiste identificado en ese diálogo?

—Sí. Al crecer, hablábamos español en casa, pero también crecimos en Miami, donde todos hablaban español. A mis hijos les ha costado más porque no importa cuánto español hablemos, siempre prefieren el inglés. Se volvieron más americanizados. Pueden entenderlo y hablarlo, pero no son tan fluidos. Si no estás al tanto todos los días y no lo practicas, el idioma se resiente. Como padres, tenemos la misma culpa por no inculcarlo tanto como deberíamos, porque caemos en el patrón de hablar inglés. Probablemente podríamos estar haciendo esta entrevista en español, pero estamos hablando en inglés.

—¿Se ha convertido en el padre de la novia en su propia familia?

—Dos de mis hijas se van a casar. Hubo una boda el 11 de junio, luego la película, y tengo otra boda el 9 de julio. Voy a ser el padre de la novia tres veces en un período de 30 días. Cuando vimos la película juntos, mi hija menor dijo: “Papá, no te pareces en nada a ese tipo de la película”. Y digo: “¿En serio?” Esa fue su impresión.

—¿Estás de acuerdo con ella o Billy y su mentalidad te recuerdan a ti mismo?

—Es una amalgama de todos los que he conocido, incluyéndome a mí, y de tradiciones de personas que provienen de un entorno conservador. Hay una psique que sucede con las poblaciones inmigrantes -yen nuestro caso somos exiliados políticos- que vienes a este país con un entendimiento básico de que es un lugar, con todos sus defectos, donde eres libre de expresarte y de perseguir tus sueños. Huimos, con mis padres, como muchos cubanos hasta el día de hoy huyen, a buscar libertad y oportunidades para sus familias. Y cuando vienes aquí, tienes cierta responsabilidad de honrar esa libertad y tener una ética de trabajo sólida y mejorarte a ti mismo y a tu familia. Eso prevalece en todas las historias de inmigrantes.

—Esa es una carga pesada de llevar.

—Mi hermano René y yo siempre bromeamos que como venimos de esta situación en la que le quitaron todo a nuestra familia en Cuba, hay una parte de nosotros que siempre cube: “Tenemos que trabajar duro y ahorrar porque un día ellos van a venir y quitarnos todo de nuevo”. Todos tenemos estos puntos de activación subconscientes que se convierten en patrones de comportamiento. Están arraigados en ti desde la infancia dependiendo de tu viaje.

—¿Anhela volver a Cuba?

—Todos los días.

—¿Alguna vez consideró visitarla después de que la administración de Obama relajara las restricciones para los ciudadanos estadounidenses en 2015?

—No. Es como preguntarle a un judío si volvería a la Alemania nazi. Todo el mundo tiene su propia razón private para ir, y no los juzgo. Pero he sido crítico con ese régimen y si fuera, lo usarían para decir: “Mira, él cree que estamos haciendo lo correcto. Está aquí de vacaciones.” No me dejarán entrar allí para decir lo que pienso.

-Eres un actor prolífico con protagónicos como numerosos papeles secundarios. ¿Cuál es tu filosofía sobre la longevidad?

-Una vez estábamos hablando sobre el negocio con Tom Hanks en un evento y le dije: “Tom, solo quiero quedarme en el menú”. Cuando abras el menú, déjame ser una de las opciones: un aperitivo o un plato principalme da igual. Si puedo permanecer en el menú, entonces puedo mantener a mi familia y explorar mi forma de arte. Si estás fuera del menú, es difícil que te ordenen. Si tiene suerte, puede ser el sabor del mes por un momento, pero luego debes mantenerte en el menú.

Related posts

Un año de collection

admin

Mejores canales de Twitch en español: Streamers recomendados

admin

Guerra en Ucrania: Donald Trump llama a Estados Unidos a seguir ejemplo de Rusia con México

admin

Leave a Comment