7.1 C
New York
Friday, Dec 3, 2021
Image default
TV show

Los narradores olvidados del deporte español se ‘vengan’ en Twitch: “Ninguna tele me quería”

El entrevistado sube las escaleras de su chalé situado en una urbanización a las afueras de Madrid. Quiere enseñarnos el minúsculo estudio abuhardillado que ha convertido en su nuevo plató. El ‘setup’ que ahora es su lugar de trabajo.

—El otro día creo que quedó bastante bien el directo. Fuimos metiendo a gente por llamada de Discord y entraban al ‘streaming’.

Pero, Nico, ¿tú no decías que no ibas a meterte en eso de Discord?

—Ya, bueno, ya sabes, no puedes ir al parque de atracciones y no subirte a la noria. Si quieres estar, tienes que ir con todo.

El anfitrión es Nico Abad, periodista, narrador y presentador durante años de algunos de los programas deportivos más conocidos de la televisión española, pero que desde hace algunos meses centra su carrera en otra pantalla. Él ahora es ‘streamer’ en Twitch, con todo lo que eso conlleva, como abrirse a Discord. Su paso simboliza, junto al que han dado otros compañeros del gremio con carreras similares, un cambio en el sector que llega mucho más allá de Ibai y la pink de moda.

Cuñaos contra panenkitas: bienvenidos a la gran guerra cultural de la prensa deportiva

Carlos Prieto Alfredo Pascual

Desde la pandemia y el ‘increase’ de la plataforma de Amazon, la guerra entre ‘streamers’ y periodistas clásicos se ha enconado, con debates que van a la raíz teórica de la profesión. Se habla sobre si es periodismo lo que hacen, si todos juegan en la misma liga, si hay que abrirse a esa nueva plataforma, si se pervierte el oficio… Pero bajo el debate de concepts, empiezan a aparecer cargas de profundidad que pueden hacer temblar más aún los cimientos del gremio. Una de ellas lleva la firma de periodistas clásicos de medios tradicionales, ‘vacas sagradas’ que, olvidadas, menospreciadas, cansadas o simplemente tentadas por el tirón de lo que viene, buscan aquí su último refugio.

En estos meses, muchos antiguos gigantes de la tele y la radio, comunicadores con cargos más que pesados en el panorama mediático como Nico Abad, Gerard Romero, Javier Ares, Rubén Martín o Siro López han sacado su cabeza en esta pink y pelean día a día por hacerse un hueco entre ‘players’ o ‘streamers’ de ASMR. Muy mayores en comparación con la imagen clásica del ‘streamer’, simbolizan un cambio esencial en el panorama. Apoyados, eso sí, muchos de ellos por empresas de nuevo cuño, hijos o amigos, buscan crear su propio espacio y, lo más complicado, que sea rentable para ellos y sus equipos. ¿Y qué hacen? Pues de todo. Desde entrevistas a cocinas, de directos de 12 horas a ‘reaccionando’ a vídeos y noticias. Incluso dan exclusivas.

Cómo se reinventa un periodista en Twitch

Nico Abad estuvo toda su carrera profesional en televisión (1990-2020) hasta que llegó a Twitch. Empezó en Canal+, pasó por Disney Channel, regresó a la tele de Prisa y en 2006 se estableció en Mediaset. Allí fue presentador de ‘Deportes Cuatro’ y narrador de Moto GP como imagen de la cadena, hasta que venció su contrato en junio de 2020. Entonces, tras años en la primera línea del periodismo deportivo patrio, tuvo que buscar otra cosa.

Abad explica su llegada a Twitch en conversación con El Confidencial: “Me quedé sin contrato, ninguna tele me quería y me pasé a Twitch. Miré qué plataformas había, YouTube no me seducía e Instagram me parecía common. Twitch, sin embargo, es más cercana a la televisión y al mundo profesional que el resto. Busqué/encontré un equipo, Voice and Views, para montar el canal. Yo llevo todo el contenido y ellos la parte de logística y publicidad”. Con eso montado, se puso a ‘streamear’.

El nuevo despacho y plató de Nicolás Abad (Nico Abad) en su domicilio. (Isabel Blanco)

Con unos 14.000 seguidores, el canal de Nico se ha afianzado con tres formatos: ‘Radio Moto GP’, ‘Esto Va Solo’ y ‘Southfork’. En el primero, analiza las carreras de motociclismo tras su celebración. En el segundo, hace entrevistas, normalmente a otros periodistas deportivos. En el tercero, se junta con Antoni Daimiel y Julio Maldonado, ‘Maldini’, una vez al mes para recrear el piso en el que convivieron durante dos años en los noventa. “Southfork’ es con diferencia el formato que más se sigue del canal. El objetivo period recordar esas charlas que teníamos en el piso. Entré en Twitch con muchas ganas de narrar las motos, como si fuera la radio, pero Dorna [empresa organizadora del Mundial y que ostenta los derechos audiovisuales] me negó esa posibilidad”, detalla.

Ahora es casi un veterano en esta transformación, uno de los maestros a los que se dirigen quienes quieren hacer carrera en este sitio desde los medios tradicionales. “No hay mucha complejidad. No obstante, si quieres incluir vídeos en la emisión, te exige un trabajo grande, tanto como en la tele. Además, mientras que en la televisión está el realizador, aquí esa función la haces tú. Eres el productor, realizador y presentador. Es una tarea que se va acumulando y tienes que jugar con eso, porque el éxito de Twitch está muy ligado a la persona, al creador”, aclara Nico.

Acreditaciones de Nico Abad. (Isabel Blanco)

Uno de esos grandes nombres a los que ayudó en su cambio —comparten incluso empresa de apoyo— es el de Siro López, otro mítico de la televisión y en los últimos tiempos también de web. Este periodista, que además colabora en COPE y Actual Madrid TV, explica a El Confidencial por qué dio el salto: “Lo hice animado por mi hijo Xavi, de 21 años. Él consideraba que podía tener un lugar para comunicarme. Yo no veía mi hueco, porque el público es joven y, además, es una plataforma que nació para los videojuegos. Sin embargo, el 80% de mi público ahora es gente de 13-14 años hasta los 32. Tener una buena cantidad de seguidores nada más empezar me animó a seguir”.

Los formatos del canal de Siro son más variados. Destaca ‘Gracias por Venir’, un programa de entrevistas por el que pasan personalidades de todo tipo. No obstante, también se le puede ver haciendo una paella en el jardín de su casa o jugando una partida de ‘Minecraft’. “Lo que más se sigue es ‘Gracias por Venir’. Tenía mis dudas sobre si enfocarlo al mundo del deporte o en common. Empecé por los más cercanos, los compañeros de profesión”, señala. “Podemos estar en torno a 1,5 millones de visionados en las 21 emisiones que hemos realizado de este formato. Como soy periodista deportivo, a la gente también le interesa mis vivencias y opiniones”.

Siro tiene otra ventaja en el ecosistema, y es que mantiene una buena relación con Ibai Llanos, casi convertido en uno más de su séquito e ídolo del ‘streamer’ de moda. Llanos lo ha ayudado para que la visibilidad de su canal sea mayor y así lo explica: “Le tengo que agradecer muchas cosas, sobre todo su generosidad. Twitch es una plataforma amable y generosa, algo que refleja el ‘hosteo’ [terminar una emisión y darle tus espectadores a otro canal] hacia los teóricos rivales. Ibai es un reflejo de lo que significa este mundo. Me ha ayudado en las cosas que hemos hecho juntos, ha hablado de mi canal, me ha invitado a eventos…”.

Este apoyo le ha ayudado a buscar publicidad además de la que incluye la plataforma. Alcanzó acuerdos con Estrella Galicia, Chollometro, Cabreiroa y Lenovo, y todos esos nombres se pueden ahora ver en su ‘setup’. “En Twitch, se gana dinero cuando llegas a un número de seguidores importante, pero no las cifras de Ibai o Auronplay. Te puedes sacar un buen sueldo no solo por los suscriptores, también por los anunciantes. Si no estuviera presente el tema económico, no estaría tanto tiempo en Twitch”, asegura López.

Foto: Casillas, junto a Ibai Llanos, en un evento reciente.
Los futbolistas prefieren a los ‘youtubers’: ¿nuevo periodismo o puro entretenimiento?

Albert Ortega

Nico, en cambio, no ha contado con anunciantes más allá de algunos como Michelin, que se promocionó en un momento dado en ‘Southfork’. “En Twitch se gana dinero, pero debes estar de acuerdo con el algoritmo. Ibai es un caso extremo, sin embargo, en esta plataforma hay gente ganando lo equivalente a un buen sueldo en un medio de comunicación”.

En busca de los nichos y la comunidad

Estos dos canales de caras conocidas de la televisión no son excepciones, ni su método —salir con la ayuda de una empresa— es el único en el sector. Hay casos también como el de Gerard Romero, ex de Rac1 que, tras ser apartado del seguimiento y la narración de todo lo que ocurría alrededor del FC Barcelona por la emisora, decidió dejar la que había sido su casa durante 14 años y lanzarse a Twitch. “Habíamos empezado de forma mucho menos profesional en plena pandemia, narrando cositas del FIFA y demás, pero vimos el potencial y decidimos seguir con ello. Tras lo que decidieron en Rac1, decidí que, por qué no, period el momento de probar. Ya teníamos algunos seguidores, una pequeña comunidad, y el reto me llamaba mucho la atención”.

Con su decisión y tras meses de trabajo, Romero se ha convertido en una referencia en la plataforma. Se especializó en el nicho del Barça, creó la marca Jijantes TV (haciendo un guiño a un término que usaba Koeman) y la jugada le ha salido, por ahora, bastante bien. Tiene más de 40.000 seguidores y cube contar con suscriptores como para poder vivir de esto (700 suele ser el mínimo para poder pagarte el sueldo y 1.000 la cifra buscada para dar algo de seguridad), además de anunciantes que le apoyan, aunque prefiere no dar cifras.

El mejor ejemplo de la fuerza de su comunidad llegó hace solo unas semanas, cuando sus seguidores pusieron el dinero necesario para mandar a dos personas a Doha a seguir el posible fichaje de Xavi por el membership catalán. “Fue alucinante, pusimos el PayPal y en nada teníamos el dinero para el viaje“, comenta. Y allí estuvieron durante días, e incluso adelantaron varias noticias antes que los medios tradicionales. “Period lo que la comunidad nos pedía y lo hicimos con su apoyo, fueron parte de la cobertura”.

Esa comunidad, esa interactuación con el oyente o televidente, es lo que más destaca Romero, que ha llegado a hacer directos de 12 horas y dar exclusivas en el culebrón de Xavi, cumpliendo en todo lo posible las peticiones de sus ‘jijantes’. “Interactuamos muchísimo con los seguidores, entran a opinar en el programa, los leemos… Y ahora nos queremos abrir más, seguir creciendo. Por ejemplo, vamos a lanzar ‘merchandising’ y mi mujer, que también colabora en el programa, puede que tenga nuevos espacios”, añade. Ahora mismo, en el proyecto son cinco personas (solo Romero dedicado en exclusiva), tiene un programa diario al mediodía y otro por la noche que varía más dependiendo de la fecha. Pero la concept es seguir creciendo.

En el otro lado tenemos a Javier Ares, otro periodista con una carrera dilatadísima desde los ochenta y que acaba de empezar su andadura en Twitch hablando de su especialidad en los últimos años, el ciclismo, aunque sin dejar de lado el resto de deportes. Cube haber llegado aquí también huyendo de unos medios tradicionales (solo mantiene colaboraciones puntuales en algún canal como Eurosport) que señala como ahogados y presionados hasta la saciedad por todo tipo de poderes y audiencias, y que su concept es continuar con su forma de hacer periodismo en una plataforma que te permite la independencia de vivir de los suscriptores. “Empecé porque me lo dijo mi hijo, que está levantando una empresa encargada de montar este tipo de canales en Twitch y otros sitios como YouTube. Él me dijo que podía tener mi hueco y, como ahora tengo algo de tiempo y me fío de su opinión, nos lanzamos con ello”.

De momento, están experimentando con el canal a la espera de lanzar, muy pronto, algo más sólido, pero asegura que la respuesta de la gente está siendo muy gratificante. “Normalmente, vemos las redes sociales como algo malvado, lleno de gente que te critica, insulta, acosa… Y yo también lo he sufrido en mis carnes hasta el nivel de ahogarte, pero en Twitch, y también lo he visto en YouTube, parece otra cosa. Es para estudio sociológico, porque aquí el 90% de los comentarios son positivos, gracias es lo más repetido y algo clave es que la gente te apoya a tal nivel que no le importa darte su dinero. Eso es un ultimate casi romántico, que cuando me lo dijeron no me lo creía”.

De momento, sus programas se centran en entrevistas a otros ciclistas, alguna opinión sobre la Champions y conversaciones con la NBA. “No te puedo dar muchos detalles técnicos o de cifras, porque eso lo llevan más mi hijo y su empresa, pero creo que lo mejor que traen estas plataformas es la oportunidad de poder hacer periodismo y llegar a mucha gente sin depender de los medios, que en su mayoría dependen de accionistas y grandes poderes que les marcan lo que deben contar o no. Y te da la oportunidad de vivir de ello gracias a la suscripción de las personas que te ven. Eso es increíble”.

El futuro del sector

En lo que sí coinciden los cuatro es en que el futuro del sector puede pasar por este tipo de plataformas, sean Twitch, YouTube u otro nuevo lugar que nazca en la pink, siempre siguiendo las palabras que ya dijo Ibai sobre el peligro de dar por hecho que todo el que quiera lanzarse a esto podrá vivir de ello. Pero también reivindican sus mejores momentos en los medios tradicionales como un tiempo mejor que puede que ya haya pasado y que ha hecho que los jóvenes busquen otras alternativas.

“Creo que la radio ha perdido parte de esa interactuación con el oyente, se ha quedado con el ponemos un ‘hashtag’ y leemos los mensajes y demás. Es algo muy lineal, con los mismos espacios de siempre, las mismas personas de siempre. Y nosotros creemos que hay mucho más por hacer juntando periodismo, ‘present’ y entretenimiento”, comenta Romero. “Cuando dirigía los informativos de Antena 3, hacíamos 15 minutos de deportes, ahora no sé si llegan a cinco, y tres son anuncios. Que, oye, cada uno hace lo que cree justo con su trabajo, pero se entiende que la gente esté desencantada”, añade Ares.

Abad posa en su domicilio, desde donde trabaja en su nueva aventura mediática. (Isabel Blanco)

Nico, por su parte, destaca puntos buenos y malos de la plataforma de Amazon mientras recuerda que la clave es que los jóvenes han salido “huyendo” de la tele. “Es una herramienta de directo potente y muy cercana a la tele. Además, recorres un camino junto a la comunidad, lo que son los espectadores en televisión… Aquí es una audiencia activa, que tiene un lenguaje nuevo”. Por otro lado, no todo es tan bonito como parece, como señala el propio Abad. “La plataforma se mueve por unos algoritmos que no siempre te entienden. Tienes que acomodarte mucho a lo que está planificado: ‘stremear’ un número de horas, no dejar de ‘streamear’ varios días… Hay creadores a los que les han baneado el canal y no saben el motivo. Nadie les contesta. Además, las bandas sonoras están muy restringidas, porque ni siquiera hay un cauce para emitirlas”.

El periodista termina señalando el contrato que la plataforma le ha mandado firmar como ‘associate’: básicamente, para poder tener suscriptores y ganar dinero de la publicidad, te unes a Amazon como una especie de ‘socio’. “No sé si mucha gente se lo ha leído, pero prácticamente firmas que tu vida ahora depende de Amazon. Yo estoy descubriendo muchas cosas”, bromea el periodista.

Related posts

¿Qué es Hulu y cómo funciona? Esto es todo lo que necesitas saber

admin

Arranca “Estado de Alarma Night time Present” en El Toro TV

admin

Actualización cobertura EFE TV Internacional 18 nov de 2021 (16.00)GMT

admin

Leave a Comment